Cosas del Corazón. Imagen ilustrativa.
Cosas del Corazón. Imagen ilustrativa.

“Me sentía acosado por una señora mayor de 60 años”

  • Le propuso casamiento para que pueda tener la visa y viajar juntos a Norteamérica, cuando le dijo que era casado, hasta le ofreció pagarle el divorcio y todo.

Hola doctora, cómo está, hoy volví a nacer en el feis. Una mujer mucho mayor que yo me acosaba mucho, quería sexo y me ofreció de todo. Le dije que eso se hace por amor, no por dinero.

Ahora entiendo a las mujeres cuando las acosan. La señora tendrá como más de 60 años, podría bien ser mi mamá!

Toda la propuesta me lo hizo por internet, pero me solía tirar indirectas cuando nos encontrábamos en la despensa, vivía a una cuadra de mi casa. Me sentía vigilado, cuando yo salía de mi casa, no me sacaba la mirada de encima. Con el tiempo fue subiendo de tono la propuesta, me llegó a decir que si no le hacía el amor, le diría a mi esposa que yo me había metido con ella. Aquí en mi zona es tremenda la gente, le gusta destruir hogares.

No le conté nada a mi pareja, porque ella es muy celosa, jamás me creería que nunca pasó nada entre la vieja y yo, ella hubiera pensado que sí pasó de todo.

Pero a mí lo que ofendió es que me ofreció dinero y llevarme para los Estados Unidos, si accedía a pasar una noche con ella, yo nunca le dí motivos.

Por suerte ya se fue, es ciudadana americana que tiene muchos negocios allá, poder económico, por eso se maneja así, que cree que puede comprar a las personas o su conciencia.

Me propuso casarnos y todo para que pueda tener la visa, cuando le dije que yo era casado me ofreció pagarme el divorcio y todo.

Ahí mismo eliminé mi feis, del trabajo a mi casa, cero fútbol, hasta se cruzó por mi mente mudarme de casa porque me sentía preso. Me daba miedo, aquí el dinero es todo, me daba miedo de que me secuestre, sin parecer exagerado. De una persona loca, hay que esperar de todo. Por fin parece se cansó de buscarme y viajó de nuevo para el norte, a su país y volví a habilitar mi cuenta, solo que ya limité mis contactos. Ya puedo salir tranquilo de mi casa, sin esa extraña sensación de que te vigilan.

El problema que ahora tengo es que mi señora ya se acostumbró a verme en casa todos los días, desde hace 4 meses que yo derechito a la casa. Cuando me preguntaba si tenía partido, le decía que estaba castigando al equipo, pero ahora no sé qué decirle para que me deje salir de nuevo un viernes con los amigos. Qué consejo me puede dar?.

RUBÉN, DE PEDRO JUAN CABALLERO, 27 AÑOS

RESPUESTA: Si bien no es común escuchar casos de acoso contra varones adultos, es una realidad posible, tampoco debe extrañarte, que tenga cierto estigma social, por los prejuicios sobre la “hombría”. Hay un equivocado concepto de que “el macho” no puede dar un no como respuesta a una invitación sexual de una mujer, por más que sea mucho mayor. Si estás con tu conciencia tranquila, eso es lo que importa. Ahora, sobre el problema de comunicación que tienes con tu pareja, eso sí deberías trabajarlo.

Si no puedes hablar un tema sencillo, imagino lo que será abordar un tema tan difícil como el que planteas en tu historia o mínimamente compartir con ella tus preocupaciones, o decirle las cosas que te molestan de tu trabajo.

Primero que nada debes sincerarte contigo mismo, comprender tus propias emociones y motivaciones, busca el momento adecuado para una conversación delicada tratando de no crear tanta ansiedad al respecto. Es conveniente apagar la música, la televisión, computadores y por supuesto los teléfonos celulares, para que sean solo los dos en ese momento. Hacelo de frente, jamás por mensajes, el lugar también es importante: ambos deben estar cómodos. Muchas veces estarán de acuerdo en temas delicados aun antes de haberlos discutido, pero el error más común es pensar que sabemos cómo va a reaccionar nuestra pareja. Puede que no te guste lo que te diga, que no esté de acuerdo o simplemente te diga su punto de vista. Escuchá lo que te dice, es parte de conversar.

Comentarios

comentarios

Noticias Relacionadas

Los comentarios están cerrados

Todos los derechos reservados © 2015 Crónica.