Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Fue a buscar al asesino de su amiga… ¡ashá!

Cuando la Justicia no funciona del todo, la fuerza de una madre golpeada por lo que pudo ser una terrible tragedia y sus secuelas, se redoblan al punto de ser capaz de mover cielo y tierra para hacer que el castigo llegue a destino.

Blanca Zena Bertolini y sus dos hijas de 18 y 15 años vivieron un infierno el 22 de agosto del 2015 y los sucesivos días, cuando la víctima fatal fue una joven de 19 años: Jessica Segovia, en la Villa Madrid de Limpio.

“En la Fiscalía me dijeron que tenían un plazo de 6 meses para el proceso. En noviembre volvimos a casa, pese al temor que teníamos todavía y los recuerdos. Pasaron los 6 meses y nada”, expresó Blanca añadiendo que hace poco tiempo recibieron mensajes por parte del autor, César Gustavo Villalba (25).

“Dijo que iba a volver a terminar lo que empezó, y que cuando volviera toda la villa y Paso Correo –barrio donde residía el prófugo– le tendrían miedo”, contó.

“Yo sabía que tenía un familiar en la Villa 31, les mandé toda la información por medio de mi hermana que también vive en Buenos Aires y empezamos a buscarlo”, expresó la mujer. Manifestó que posteriormente los oficiales les pidieron acudir a realizar una reconstrucción y denuncia en el vecino país y ahí mismo partió para allá. “No vivíamos tranquilas sabiendo que estaba libre por ahí”, sentenció.

Perdonarlo, no

“Olí que algo se quemaba. Ahí me desperté y fui a ver qué pasaba porque mis hijas suelen dejar conectado su celular”, contó Blanca añadiendo que fue la primera víctima de la bestia, luego su retoña de 15 años, luego Jessica. La última fue su hija mayor quien tuvo la suerte de no recibir estocada alguna, sino solo algunas tajeadas.

Las jóvenes, quienes eran amigas de Jessi, dijeron un rotundo “no” al ser consultadas si perdonarían a César, asegurando que lo que hizo no tiene perdón, pero aún así no le guardan rencor.

Cayó por el pucho

Blanca contó que uno de los detalles que llevaron a la Policía a confirmar dónde se encontraba César fue que había un personaje en el lugar donde residía que compraba cigarrillos. Tras la reconstrucción, lo localizaron en el barrio Mataderos, en un inquilinato donde vivía y hacía algunas changas para sobrevivir.

Los agentes de la Interpol curepa llegaron al lugar, luego de tres intensos días de rastrearlo hasta por debajo de la tierra. “Ellos hicieron de todo para dar con él y les estoy eternamente agradecida”, expresó. César fue detenido una semana atrás, tras escapar de nuestro país en la siesta del 22 de agosto.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!