Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Ahorra por su embarazo, pero eso desata celos

  • Ninguno de los dos es millonario. La humildad con la que se desenvuelven hace que sepan de lo justo que viven. Ahora que ella está en cinta, esperando al segundo hijo de la pareja luego de cinco años, miró económicamente hacia el futuro, sin saber lo que se venía.

Hola doctora. Quiero contarte una situación por la que estoy pasando y que por el momento de mi vida que me toca transitar, me trae más complicaciones de las que pensaba iba a tener, sin que yo haya hecho nada malo.

Desde hace unos siete años que formo pareja con quien sigo diciendo es el amor de mi vida. Al poco tiempo de empezar la relación me quedé embarazada, y decidimos que era el momento de ir un pasito más adelante, formalizando nuestra relación.

En aquel entonces recibimos mucha ayuda de ambas familias. La verdad que no me puedo quejar. Éramos jóvenes y ambos recibimos muchas cosas que económicamente nos ayudaron a salir adelante, sin mayores problemas.

Hoy, ese primer hijo ya tiene cinco años. Empieza a ir a la escuela y los gastos son otros. A eso hay que sumarle que, como no teníamos una casa propia, empezamos a hacer una construcción en la casa de mi suegro, donde podamos estar todos juntos.

Lastimosamente, la situación está muy difícil y esa obra se quedó a medio hacer, por lo que el espacio es muy pequeño y muchas veces yo tuve que volver a casa de mi mamá con mi hijo para que a él no le falte nada.

Ahora, embarazada de seis meses, la realidad que me está tocando vivir es más apremiante. Los gastos de estos meses y sobre todo los que se tienen una vez que nazca mi bebé hacen que dentro de lo poco que tenemos, ya empiece a pensar en cómo hacer frente a ese desafío.

Hasta acá, siempre entre los dos pudimos cubrir los gastos de la casa. Pero desde hace dos meses yo voy guardando un poco de platita. No es mucha, apenas un 200 o 250 mil por mes. Ya tengo casi un millón y quiero en estos meses que aún me faltan para dar a luz seguir juntando, para cuando llegue el momento del parto tener una reserva para que no nos falte nada.

Mi marido no me cree. Y no le quiero mostrar la plata porque sé bien que si hago eso, va a querer invertir en la casa para terminar las cositas que nos faltan, como puertas o ventanas. Entonces, para evitar peleas, prefiero mantenerme en secreto.

El problema es que él me acusa de que yo estoy saliendo con alguien más, que gasto nuestra plata en moteles o en estupideces para encontrarme con alguien que en realidad no existe. Me dijo que como estoy embarazada, va a ser imposible que él tenga pruebas.

Pero esos celos y esa desconfianza me están haciendo la vida imposible. Empiezan primero los insultos, después los gritos y tengo miedo, más en mi estado, que esto termine en una agresión física que puede afectar al hijo que estoy esperando.

Me duele su trato. Él no era así. No se si la presión de otro hijo lo hizo cambiar. Para que esto pase a peor, le dije que nos diéramos tiempo. Eso le pedí anoche, después que volví de mi Facultad. Yo trabajo y estudio, y el poco tiempo que tengo, apenas me da para descansar. Pero ahora, en lugar de hacer eso, tengo que soportar sus insultos y gritos, sus acusaciones de que me estoy encontrando con alguien y que gasto la plata en salidas porque soy una bandida.

Tengo que ahorrar para mi bebé todo y me siento tan mal, no sé qué hacer. Ojalá que al leer todo me aconsejes, porque no sé qué hacer, necesito paz en esta etapa de mi vida.

FLORENCIA, DE YGATIMÍ, 26 AÑOS

RESPUESTA: Alguna vez todos desconfiamos de otras personas, pensamos mal de una frase, una mirada, que nos sugiere un mundo de ideas no siempre buenas. Algunas de esas ideas, por desgracia, son ciertas, otras sin embargo no y pueden dar pie a malos entendidos que necesitan aclararse en lo posible hablando.

El problema puede aparecer cuando la persona da por hecho que los demás se van a aprovechar de ellos, les van a hacer daño o les van a engañar. Pero de ninguna manera nadie debe permitir el maltrato en el marco de una relación entre dos o más personas.

El maltrato puede abarcar desde un insulto hasta los golpes. Y con la integridad física no se negocia. Eso es algo que tenés que tener en claro.

A veces es bueno darse un tiempo, es una forma sutil de terminar sin decirlo de frente, pero a veces ese tiempo fuera de la relación puede ser provechoso si se ve como un proceso de ver lo que está mal y cómo cambiar para bien. Aprovechá este tiempo para buscar tu paz interior y después con la cabeza fría decidir lo mejor para los dos.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!