Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Ramón Ángel Hicks: “En mi familia, la guitarra y la pelota eran prohibidas”

Ramón Ángel Hicks, a quien todos conocemos como el jugador cantante, el que iba con la Albirroja con su botín y guitarra, nació en Asunción el 30 de mayo de 1961, en la Chacarita.

“Mi papá era el maquinista de tren, hijo de ingleses, que vino muy joven a nuestro país. A los 12 años llegó a nuestro país, se llamaba Arthur Richard Hicks, y mi mamá es oriunda de San José de los Arroyos. Somos una mezcla de diosas y panteras”, recuerda al hablar de su origen. Es el menor entre 10 hermanos.

“Vivíamos todos en la estación. En mi familia había una disciplina inglesa. La guitarra y la pelota eran prohibidas. “Había que sacar todo diez en la escuela. Fijate que mis hermanos son todos rubios, de ojos azules y yo salí por mi mamá, muy paraguayo”, dice sonriente.

– A pesar de que la pelota era prohibida, ¿vos te ingeniabas para jugar?

– Desde joven era muy transgresor. Bajeaba de la estación del tren hasta la cancha de mi equipo, el Ka’i kygua. Jugábamos descalzos en el parque. Luego nos mudamos en Barrio Obrero y entro en el Santísimo Redentor, en donde empecé a jugar fútbol de salón.

– ¿Empezaste en Libertad como futbolista?

– A mí me llevó Arecio Colmán a Libertad, en donde me dice: “Vos vas a ser mi sucesor”. Yo en ese momento ya era ídolo en las canchitas, jugaba fútbol de salón en San Alfonso, en la Asociación Cristiana de Jóvenes, en las seccionales. Tenía dos a tres partidos al día, me venían a buscar, tenían una motito, me pagaban por cada partido que jugaba. Allí conocí a grandes futbolistas también.

– ¿A quiénes?

– Además de Arecio Colmán, a Luis Torres, Aldo Florentín, grandes amigos, todos jugaban fútbol de salón.

ramon-hick-0021

– ¿Cuánto te pagaban por partido?

– Yo cobraba mil guaraníes por partido, y me regalaban un champión chino para cada partido.

– ¿Y tu papá ya te aceptaba el fútbol a esa altura?

– Tenía que venir a casa antes de que llegue el tren; no, a mi papá no le gustaba. Me escapaba para jugar, a mí me encantaba el fútbol.

– ¿Tu mamá, en cambio, te daba permiso?

– Le decía a mi mamá: “yo te voy a llevar por todo el mundo”, la típica historia del que quiere salir adelante. Y salí, jugué con Raschle, Surián, en la infantil, de allí ya me fui a la selección juvenil. De titular y marqué goles. Yo debuto en el 81, ahí fui convocado para el juvenil de Quito, que le ganamos a Uruguay, que era el campeón, con Franchescoli y compañía.

– ¿Quién era tu ídolo?

– Romerito era mi ídolo, es más viejo que yo jajaja… y “Gato” también… Pero como que jugamos el Mundial juntos ahora tenemos toda la misma edad…jajaja…

– Ahora el sueño de todos es llegar al Real Madrid o al Barcelona. Y vos podés decir que llegaste al Barza…

– Cuando fui al Barcelona yo no podía jugar en el club por el tema del cupo de extranjeros, entonces me transfieren a Sabadell, donde estaba “Perico” Alonso, el papá de Xavi Alonso y De la Mata, que es el papá del jugador. Tal es así que después me llevan a Asturias, ya que ellos son de esa zona, me compra el Oviedo, en donde jugué por 5 años. Salimos campeones, subimos a la Primera, y a los 2 años le peleamos el titulo al Real Madrid de Hugo Sánchez. Llegamos a la UEFA, eso fue histórico, los del Oviedo me recuerdan muy bien. Yo soy de la mutual, por eso me voy cada seis meses para allá, ellos tienen su asociación de veteranos, yo cobro una plata allí, también está mi jubilación en España, ya que estuve 9 años por ahí.

ramon-hick-0029

– ¿En aquel tiempo ya se manejaba montos importantes por las transferencias?

– La plata que vino del Barcelona fue un monto grande. Con la transferencia se hizo el estadio de cemento, la preferencia.

IBA A SER SACERDOTE

– ¿Es cierto que si no eras futbolista ibas a ser pa’i?

– Me gustaba mucho estudiar, salir adelante. Yo estuve con los redentoristas en Brasil, en Ponta Grossa. Estuve 4 años, estudié Filosofía, Teología. Después de eso, volví y terminé mis estudios en San Clemente María. Estaba estudiando para ser cura, solamente me faltaban 2 años para hacer mis votos para recibirme de sacerdote, ya estaba haciendo el noviciado. Me decía el director: “Vos tenés que jugar al fútbol, ya rompiste todas las ventanas del seminario”. Y vine a jugar en Libertad. Como te dije, Arecio me llevó, él se fue al Cruz Azul y yo enseguida ya fui titular. Mi preparación con los redentoristas fue realmente la que me dio esa preparación intelectual, me marcó el fútbol pero nunca dejé los estudios.

– ¿Cómo enfrentaste el fin de tu carrera futbolística?

– Soy técnico profesional recibido en la ENEF, la promoción 95, le saque campeón a Tembetary en el 95, a todas las inferiores de Cerro en el 96, a Yuty lo clasifiqué en la Octava Región. Salimos campeones con Nanawa en Ciudad del Este, con Recoleta, al que alzamos a la Primera con Mariano Pesoa. Después, cuando fui convocado para la Sub 20 de la selección me trajeron la lista de convocados y fue mi última incursión como técnico. Pero todo bien, yo no guardo rencor. No soy muy diplomático, digo las cosas como son, me gusta ser objetivo, el ser humano es así, cuento las cosas buenas y las cosas malas cómo son.

LA MÚSICA

ramon-hick-0100

– Hablamos de fútbol, pero se te identifica mucho también con la música…

– Yo, de verdad siempre fui amante de la música, siempre me gustó componer canciones, es más, yo empecé siendo músico antes de ser futbolista. Pero me di cuenta que de aquello no iba a subsistir ya que en la música se ganaba muy poco. Era la época del nuevo cancionero, conocí a “Gente en Camino”, Marquitos de Brix, en los festivales de colegios, yo por el Clemente María, armamos un coro y ganamos los premios.

– ¿Practicabas y participabas en los festivales?

– Sí, hasta que un día un dirigente de Libertad, Pallarés, me dice: “vas a jugar o vas a cantar”. Yo hacía música de protesta y una vez vino la “caperucita” y me llevó preso. Pero me tenían que soltar, porque yo era jugador de Libertad y tenía que jugar. Mi genio cabalga más que yo, yo soy un tipo feliz.

– Tus hijos te siguen la corriente, Jennifer y Melissa ya se hicieron conocidas gracias a la música…

– Mis hijas cantan, mi hijo, el menor, toca el requinto, Zaquiel; otro hijo toca la guitarra eléctrica. Y tengo un nieto que quiere ser violinista. Yo no puedo pedirle más a la vida.

DÚO CON SERRAT

Grabó con el español

“Cuando me fui a Sabadell, yo había hecho un gol olímpico al Valladolid y me invitaron a un programa de TV, Top Sport se llamaba. Allí estaba Joan Manuel Serrat y le dije que conocía todas sus canciones. Entonces, él me decía ‘canta esta’ y yo cantaba. Tuve el placer de conocerle y de grabar con Serrat que era mi ídolo. Antes estaba prohibida acá la música de Serrat, y ahí nos hicimos amigos. Yo conocía todas las canciones de él”, contó.

EL MUNDO

Recorrió muchísimo

“La vida te lleva a muchas cosas, yo conocí el mundo, hicimos una gira con la selección de sesenta días, empezamos en Vancouver, Nueva York, Miami, París, Bangkok, Yakarta, Emiratos Árabes, Doha, y ganamos todos con el equipo del 86. Teníamos un equipazo, hasta ahora nos juntamos”, comenta.

PEDIDO DE SU MAMÁ

“Tenés que jugar en Cerro”

“Yo volví de España a Cerro, porque mi mamá y toda mi familia son de Cerro, era una obligación. Entonces mamá me dijo: ‘Te fuiste a España, ya ganaste la plata, ahora tenés que jugar en Cerro’. Y vine y salí campeón con Cerro, ganamos un campeonato República también, fue un regalo para mamá”, recuerda.

CORAZÓN DIVIDIDO

Liberteño y cerrista

Nació en una familia cerrista, pero inició su carrera en Libertad y siente que este es el club que le dio todo. “Después de fallecer mi papá cada uno tuvimos que buscarnos la vida. Y Libertad me dio todo”, recuerda.

MUNDIAL MÉXICO 86

Canción albirroja

ramonhicks2

Ramón Ángel Hicks les hizo cantar a sus compañeros albirrojos Romerito y Rogelio Delgado. Compuso el tema para el Mundial y grabaron un video.

EXPEDICIÓN FÚTBOL

Por Red Guaraní

Ramón Ángel Hicks hace, desde hace un buen tiempo, reportajes sobre fútbol a través de su programa Expedición Fútbol -Red Guaraní-.  “Tengo más de 400 programas hechos a puro pulmón, no podes vos dejarle morir a los campeones de Lima del 53 sin que los jóvenes sepan quiénes fueron. Tenemos que contar la historia”, dice.

CON LUIS MIGUEL

Noche de peña con el Rey Sol

José “Pepe” Cardozo es muy amigo de Ramón Hicks. Una vez lo invitó para la inauguración del Centro Asturiano en México, DF. “Me fui a cantar con Luis Miguel, cantamos toda la noche. Después Cardozo me dice: ‘parána un poco Ramón, que cante Luis Miguel por lo menos un tema’ jajaja…”.

CANTANTE

Su vida en canciones

Ramón Ángel Hicks tiene un disco grabado con 13 temas propios. En total compuso 35 canciones, en todas habla sobre su vida. Algunas son “Chacarita”, “Mi sueño de niño”, “Lustrabotas”, “El hombre robot”. “Toda mi vida está en canciones”, comentó. Hay varias que todavía no grabó y que están a disposición de sus hijos.

LUSTRABOTAS

No necesitaba, pero…

Si bien nació y pasó su infancia en la Chacarita, Ramón Ángel Hicks tuvo una familia que no le hizo faltar nada. Su papá trabajaba bien en la estación del tren, pero él quería trabajar y se hizo lustrabotas. “Todos mis amigos vendían diarios, otros eran lustrabotas, yo no necesitaba hacerlo realmente, pero mis amigos lo hacían en la Plaza Uruguaya, por eso también me hice lustrabotas”, contó. A propósito, en homenaje a este primer trabajo que tuvo Ramón Ángel Hicks, su hija Melissa acaba de grabar la canción “Lustrabotas”.

Después terminé la secundaria en el San Clemente María.

ramon-hicks2

COPA AMÉRICA DEL 83

Hicks cuenta cómo se entregó el resultado a Brasil

Ramón Ángel Hicks integró la selección albirroja que jugó la polémica semifinal de la Copa América del 83. “Estuve en el partido que yo le llamo de la vergüenza, en Uberlandia. Empatamos con Brasil y se tenía que tirar la monedita. Aldo Florentín se fue y yo le dije: ‘Mirá, no vayas a tirar la monedita en la oficina, tirala acá en el campo’”.

Se fueron a la oficina, les acompañaron para testigos Bandeirante y Juan Carlos Romero, que trabajaba con Prisciliano Sandoval. Tiraron la moneda y ganamos, festejamos una hora y media y después vienen a decirnos que hubo ‘un error’, pero que íbamos a cobrar como ganadores”, recordó, aún con indignación.

“Yo sentí una impotencia, por eso siempre lo conté. Ya hice un documental de ese partido, con todos los protagonistas. Nicolás Leoz -Presidente de la Liga Paraguaya de Fútbol en ese entonces-, por supuesto, no quiso hablar. Por mucho tiempo me restringieron el acceso a la Conmebol, porque la gente me decía que no, que se pudo haber equivocado, pero que también hizo muchas cosas. ¡Pero nos robó la gloria esa vez! Ese fue un dolor muy grande grande para mí”, comentó y dijo que su postura, incluso, provocó que muchos periodistas le den la espalda.

“Contar la verdad me cerró algunas puertas, especialmente de muchos periodistas. ¿Por qué? Porque muchos hacían de maestros de protocolo en la Conmebol, los grandes periodistas… E inclusive ahora que pasó todo esto -escándalo de Leoz con la Conmebol-, la gente no toca el tema. Es muy grave y la cancha de Libertad no se puede llamar ‘Nicolás Leoz’”, afirmó.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!