Portada » Temas del día » Yuyeras: “Nosotras también tenemos nuestros encantos”
Temas del día

Yuyeras: “Nosotras también tenemos nuestros encantos”

EXPERIENCIA. Doña Agustina Gayoso y Natalia Fernández son dos de las yuyeras que comentaron acerca del caso de la vendedora sexy.
  • PIROPOS. Luego de la publicación de la ndirindindín vendedora de yuyos, las más experimentadas dijeron que avei tienen su lado sexy

1El grito de una doña detuvo el móvil de Crónica sobre la calle 11 de Setiembre, de Fernando de la Mora. ¿Será algún pedido de auxilio? se preguntaban los compañeros. Pero no. Era una kuñakarai que hace más de 15 años se dedica a la venta de remedios refrescantes y que quería hacer su “descargo”.

“No solo las jovencitas hermosas son juky y sexy, nosotras también tenemos nuestros encantos y también nos piropean los muchachos”, dijo la doña de nombre Carla Velázquez.

La mujer hacía alusión a la nota que tu diario preferido publicó el pasado domingo, donde te contábamos la historia de Jacquelin Villalba, la yuyera sexy de la Ciudad Joven y Feliz que deja jurujái a los muchachos que acuden a su local a comprar yuyos. Las señoras yuyeras se pusieron un chiqui “celosas” y quieren demostrar que también tienen su lado encantador.

“Te puedo asegurar que un cliente prefiere comprar con una señora. Tenemos más amabilidad en el trato, sabemos cómo llegar y convencer al cliente. Eso también es ser sexy”, dijo doña Agustina Gayoso, de 75 años, otra mujer sacrificada que hace varios años tiene su puesto de ventas de yuyos en San Lorenzo.

“No creo que un cliente vaya solo por la belleza de alguna, sino más bien por el trato que se les da”, dijo por su parte Natalia Fernández, de 44 años, quien atiende en su puesto ubicado también en la Ciudad Universitaria.

“Nosotras (las señoras) también tenemos nuestros encantos. Amabilidad y buen trato”, agregó.

“Es un ejemplo entre los jóvenes”

whatsapp-image-2017-01-07-at-11-21-23-7

Las doñas vendedoras aclararon que no tienen nada en contra de la yuyera sexy. Es más, la felicitan por su humildad y trabajar y ayudar a su familia.

“Leí la nota en el diario y la verdad que es muy valiente y sacrificada. Todas las jovencitas y por qué no, jovencitos, deberían tomar su ejemplo. Ella siendo tan joven ya sabe lo que es el sacrificio. Imaginate, muchísimas mujeres no se animan a trabajar por vergüenza. Pero ella demuestra que el trabajo no es deshonra”, dijo la vendedora Natalia Fernández.

“Como ella hay muchísimas y todas son ejemplares, digno de destacar”, comentó por su parte doña Agustina.

Comentarios

Tags

Twitter

Facebook

Testimonio de Vida