Portada » Empresariales » Un sillón “fifí” hecho de materiales reciclados
Empresariales

Un sillón “fifí” hecho de materiales reciclados

ASÍ NACIÓ. Con llantas de moto que ya no sirven y las cadenas.
  • BUENA IDEA. Un día de poco trabajo, lomitã cranearon qué se podía hacer con los desperdicios, y así surgió hacer este pintoresco producto
BIEN CHUCHI. Este es el sillón una vez
que está totalmente terminado.

En un taller de motos, por lo general siempre hay trabajo. Y lo que más se ve, son “pedazos” que ya no serán utilizados que muchas veces se convierten en desechos con los cuales no se saben qué hacer. Pero cuando se le pone un poco de ingenio a la situación, esto se puede revertir.

Fue así que a Jorge Portillo Cáceres se le prendió la lamparita un día en que el tiempo sobraba, y a partir de ahí, junto con otros compañeros, le buscaron la vuelta para genera algo que a partir de la basura les dé ganancias.

“La idea surgió por la cantidad de llantas y de cadenas que se tenían tirados por todas partes dentro del taller donde se trabajaba. Y un día que no se tenían mucho por hacer comenzaron a juntar todo y a cranear qué es lo que se podía hacer con todos esos desperdicios. Y así fue que a uno de le ocurrió” comenta Portillo.

Se juntó todo con los soportes que se tenían y a eso se les agregó el machimbre para poner como asiento y como respaldo. “Nosotros podemos hacer un sillón por día. Ese es el tiempo que te lleva. En materiales, sin incluir los desperdicios podes gastar más de 50 mil. A eso se le tienen que sumar otra vez la mano de obra y los detalles de la terminación. Por eso cuando se vende se cobra un 150 mil más o menos para que quede un poco de ganancia” confesó.

150 mil guaracas

Es el precio fijado para cada uno de estos sillones que son muy prácticos para tener en el patio de una casa.

Muchos pedidos

El solo hecho de poner en la vereda para que se seque la pintura hizo que algunas personas que pasaban se fijen en el mismo, y en flash se hicieron 10 pedidos contó hasta con orgullo Portillo. Ahora el taller es más fábrica de sillones.

Comentarios

Twitter

Facebook