Portada » Policiales » Culpan a poli de ser el “abusador de Capiatá”
Policiales

Culpan a poli de ser el “abusador de Capiatá”

Cristian Eduardo Chamorro

CAPIATÁ. En una faceta “normal” resulta “chuskito” para cualquier mujer que lo vea. Pero, este joven uniformado de 24 años, que fácilmente pasaba desapercibido entre la gente, familiares y camaradas, resultó tener un lado muy oscuro.

Podría decirse incluso que tras de sí tiene una “doble vida”, donde en sus días de laburo estaba “del lado de la Justicia”, pero tras el uniforme se escondía quien sería, según los investigadores, un abusador “tapoko” de mujeres.

El comisario Rubén Paredes, jefe de Investigación de Delitos, comentó que el agente identificado como Cristian Eduardo Chamorro Barboza incluso utilizaba su arma reglamentaria a la hora de cometer los hechos. “Es un hombre doblemente peligroso, porque siendo policía, al servicio de la seguridad, y armado, cometía estos hechos”, le bajó el capo volái.

Paredes explicó que Cristian a bordo de su Ford Festiva esperaba la “pasada” por el lugar de alguna joven, ante la presencia de alguna desenfundaba su arma de fuego y la obligaba a abordar el vehículo, donde nuevamente era obligada a manosearle la parte íntima, mientras él también le metía mano a su víctima de turno. Un video de circuito cerrado donde se lo observa en “plena acción” se viralizó rápidamente.

CUATRO CASOS

Los investigadores comentaron que hasta el momento existen cuatro casos documentados. Dos del domingo pasado y dos que serían casos viejos, por los que se lo investigaba.

POR LA CHAPA

Paredes comentó que si bien el caso del circuito cerrado que se viralizó no fue denunciado, este fue clave para la detención ya que se lo reconoce plenamente a él y su rodado.

¿MÁS VÍCTIMAS?

La zona de “influencia” del abusador era siempre la capiateña, donde además reside el tipo. No se descarta que haya más víctimas quienes no presentaron denuncia.

Se le hizo hasta test, pero seguía en las filas volái

El uniformado cargaba con un proceso abierto sobre coacción sexual que data del año 2014. El comisario Wálter Molinas, de la Comisaría 8.ª Central, donde se denunciaron los hechos, comentó que tras ese “evento” aparentemente el tipo llegó a un acuerdo con la víctima, zafando de la cuestión judicial, pero aún arrastraba un sumario en la Policía.

El mismo se desempeñaba como oficial ayudante en la Agrupación de Seguridad, donde realizaba trabajos administrativos tras ser separado de las comisarías. “Se le hizo una prueba psicológica o psiquiátrica que decía que tenía problemas de adaptación o algo así”, comentó Molinas.

Comentarios

Tags

Twitter

Facebook

Testimonio de Vida