Portada » Temas del día » “Recé mucho, nunca perdí la esperanza”
Temas del día

“Recé mucho, nunca perdí la esperanza”

BEBA ROBADA. Luego de ser alejada de los brazos de su mamá, la pobre inocente está de nuevo en compañía de su familia.
  • EXPERIENCIA DESESPERANTE. La mujer contó que desde el momento en que se dio cuenta que le habían robado a su hija se sintió muy mal por dentro, pero que gracias a la fe que tiene, jamás se dio por vencida

Cerca de las cuatro de la tarde del pasado jueves, Balvina Benítez empezó a vivir una de las experiencias más desesperantes que cualquier ser humano puede pasar: alguien, que encima no sabía ni quién era, se llevó frente a sus narices nada menos que a su beba de apenas dos meses. ¡Horror!

La verdad que fue algo desesperante. Se te da vuelta el mundo parece. Yo confié en una mujer que se mostró muy amable y mirá lo que me hizo. Fue algo terrible” dijo aún con la voz temblorosa de lo que fue una tarde y noche por demás agitadas, que ni el dormir nuevamente junto a su pequeña princesita pudo reparar.

Comentó que más allá del tremendo golpe anímico que significó el darse cuenta que alguien se había llevado a la peque, jamás se resignó a lo peor, porque la fe que tiene en Cristo todo lo puede. “Recé mucho, nunca perdí la esperanza. Desde que se le llevó, le recé al Divino Niño Jesús, a San Antonio y a Dios para volver a encontrarle, le prendí vela y todo a ellos” contó con esa confianza que un verdadero creyente tiene.

A medida que pasaban las horas, la angustia y las oraciones fueron aumentando, hasta que ya al filo de la medianoche, recibió la llamada que estaba esperando. “Señora, le encontramos a tu bebé” comentó Balvina que le dijeron. “Se me abrió el mundo de nuevo” le bajó en medio de una sonrisa nerviosa sin sacarle un solo minuto la mirada de encima a la princesita.

Tenía mucha hambre cuando la encontraron. Lloraba mucho porque a la tarde fue la última vez que mamó. Ahora ya está tranquila. La verdad que estoy feliz de encontrarle otra vez a mi hija” relató Balvina con la poca voz que le quedaba de tanta emoción y lágrimas.

Pasamos mal, realmente muy mal” he’i papá

QUEBRANTO. Don Roa contó todo lo que vivió.

El sufrimiento que invadió a la mamá fue profundamente compartido por el papá, Cristian Roa, quien ni bien se enteró de lo que pasó salió poco menos que volando de su puesto de trabajo para ir al encuentro de su señora. “En la familia pasamos mal, realmente muy mal. Fue algo desesperante. Demasiado nos quebrantó toda esta situación” confesó el hombre.

Expresó que le dijo a su señora que “nunca más le dejes a la criatura con nadie. Ella me dijo que la señora parecía muy buena, pero ya no se puede confiar más en nadie. Que nunca más vuelva a hacer eso”.

Ahora que ya la tenían de nuevo, fue algo único para él, ya que si bien es cierto que su pareja tiene otros hijos, esta chiquita es la que a Cristian le hizo papá.

Una hora detrás

Balvina contó que la mujer la estuvo siguiendo desde las 15:00 aproximadamente por todos lados, pero parecía una persona buena y por eso no desconfió.

Estaba cargada

Como toda mamá que va con un bebé al hospital, Balvina llevaba muchas cosas. Fue así que esta mujer aprovechó para “ayudar” cargando al bebé. Desapareció.

Entró y chau

Balvina cuenta que al entrar al consultorio, la médico le preguntó por el “paciente”, al darse la vuelta como para decir a la “ayudante” que pase, no la vio más.

La dejaron abandonada en una casa

Cerca de la medianoche, cuando el frío ya empezaba a hacerse sentir con más fuerza, un llanto profundo fue el que alertó a quienes pasaban que algo estaba pasando. Las miradas, guiadas por los oídos, apuntaban a una casa que estaba en construcción en el barrio Salvador del Mundo de Capiatá. Al vichear se dieron cuenta que la pequeña realmente estaba en el lugar, luego de haber sido abandonada por la persona que se la llevó.

Atraparon a la mujer que se habría llevado a la criatura del hospital

DETENIDA. Elizabeth Vera González

Ayer, en horas de la tarde, la Policía dio a conocer la noticia de la detención de una mujer, quien aseguraron sería la responsable del episodio. De hecho, Elizabeth Vera González, de la compañía Mcal. Estigarribia de la ciudad de Primero de Marzo, Cordillera, confesó lo que pasó, y dijo que ella hace poco perdió una criatura y que lo que hizo fue en un momento de “debilidad”.

La misma no solo había sido identificada gracias a las imágenes de los circuitos cerrados de seguridad con que cuenta el hospital, sino que además fue vista por otras personas que, por esas cosas del destino, ayudaron a que la detención sea rápida, ya que se dio 24 horas después de cometido el hecho.

Elizabeth comentó que estuvo en cinta, y que el dolor de haber perdido a ese bebé fue lo que la motivó a hacer lo que hizo. Al ser detenida, hasta se desmayó.

Nunca antes le vi por acá” he’i un mecánico que le dio paraguas

Sergio Colmán, de profesión mecánico, estaba por cerrar su taller, ya cerca de las 17:00, cuando vio cómo un taxi se paró frente mismo a su local. La puerta de atrás se abrió y de allí bajó una mujer con una criatura en brazos. “Dame algo para cubrirle a mi bebé por favor señor” le dijo ella.

Rápido, Sergio se fue a ver qué entregarle y fue allí que le dio una sombrilla. “Estaba feo el tiempo, ya lloviznaba. Le di el paraguas que tenía y me dijo que se iba a ir a una plaza que está hacía Campo Verde. Nunca antes le vi por acá” comentó.

Por su parte, César Sanabria es el hombre que encontró a la bebé. “Un amigo pasó por ahí con su novia y escucharon un ruido raro. Entonces me dijo para ir a ver y le encontramos” he’i

Dijo que estaba cubierta con una frazadita y se notaba que tenía mucha hambre. “Encima estaba lloviznando, cerca de la medianoche ya era” contó.

Comentarios

Tags

Portadas del día

Twitter

Facebook