Portada » Testimonio de Vida » Padres cursan el 9º grado con sus mellizas en brazos
Testimonio de Vida

Padres cursan el 9º grado con sus mellizas en brazos

CON LAS “MELLIS”. Betty y Enrique con sus bebitas en brazos.

Nuestra meta es avanzar. Nunca bajar los brazos”. Esta es la frase con la que se definen la pareja conformada por Betty Campuzano Lesme (27) y Enrique Guzmán Martínez (34), quienes de niños no pudieron terminar la primaria en la escuela.

Actualmente lograron sacar todo ese miedo del “qué dirán” y apostaron por la educación para reescribir sus historias y proyectar un futuro distinto como profesionales, llenos de esperanza, felicidad y por sobre todo lograr saldar esa asignatura pendiente con uno mismo.

Hoy cursan el 9no grado en el Colegio Municipal Artes y Oficios de Ciudad del Este. Y no van solos a clases. Hace 2 meses la vida le dio un regalo hermoso: tuvieron mellizas, quienes se sumaron a sus otras dos hijas de 4 y 7 añitos.

CHÚLINA. Momento en que Enrique rinde un examen con su beba con él.

Ambos acuden a las aulas de la institución con su bebas en brazos y demuestran a todos que cuando alguien quiere superarse, estudiar y avanzar en la vida, no hay excusas que le impidan hacerlo.

Si uno se propone, puede hacer todo. Nosotros como pareja nos propusimos terminar el colegio y así lo haremos. El sacrificio lo hacemos por nuestras hijas, para ser ejemplos para ellas. Nunca es tarde para nada”, dijo Betty.

TERNURA. Betty en plena prueba. Le acompaña su bebe’i.

Llevamos a nuestra mellizas con nosotros porque son muy chicas aún y no tenemos con quienes dejarles. Las otras dos (4 y 7) quedan con otras personas”, explicó. “De niños no pudimos terminar nuestros estudios. En mi caso hice hasta el 6to grado, pero en la zona donde vivía no había colegios y tuve que dejarlo. Como venía de una familia humilde, trabajé desde los 12 años”, agregó.

Nuestros compañeros y profesores nos apoyan muchísimo”, dijeron

La verdad que estudiar entre biberones, carritos y chupetes es llamativo (risas), pero lo hacemos con mucho amor”, comentó Betty. “Nuestros hijos son los motores que nos impulsan a seguir para que en un futuro seamos profesionales. Queremos llegar a la facultad y seguir una carrera. A mi me gustaría ser psicóloga o fisioterapeuta”, agregó. “Sé que muchos adultos que no terminaron la primaria o secundaria ya no se animan a estudiar, yo les digo que rompan ese temor y que estudien”, he’i. Betty comentó que por suerte tienen el apoyo de todos dentro de la casa de estudios. “Nuestros compañeros y profesores nos ayudan y apoyan muchísimo. Estamos muy agradecidos con todos ellos”, finalizó.

Comentarios

Portadas del día

Twitter

Facebook