Portada » Temas del día » La devoción a la Virgencita
Temas del día

La devoción a la Virgencita

CAMINANDO. Con la imagen en sus brazos Cerfirio iba ingresando para llegar a la explanada.
  • FE. Sin importarle la inclemencia del tiempo los devotos de la Virgencita de Caacupé cumplieron su promesa
  • MILES. Los peregrinantes llegan como cada año de diferentes puntos del país hasta incluso del extranjero

CAACUPÉ. La fe y devoción de los creyentes aumentan en cada paso que dan para poder llegar a la explanada de la basílica de Caacupé. La misión es cumplir con la promesa dejando de lado el cansancio y el dolor corporal que podría estar sintiendo cada promesero.

Unas gotas de sudor se hacían presente en el rostro de Cerfirio Villagra (36), quien desde hace 4 años viene desde Ciudad del Este y camina a partir de Eusebio Ayala, ex Barrero, para llegar a la capital espiritual.

VALEROSA. La mujer paraguaya nunca puede faltar en una festividad tan grande como es el novenario de Caacupé.

Esta promesa la hizo en nombre de su pequeño hijo de 5 años, a quien había encomendado a la Virgencita por su salud y hoy Kevin está sano.

Mi hijo se enfermó muy mal, no sabíamos qué tenía y le imploramos a la Virgen por su salud, hoy él está más que sano y ya tiene 5 años”, decía el promesero con voz quebrada. En sus manos sostenía fuertemente la imagen de la Virgen en sus brazos.

CABALGATA. Como cada año un gran grupo de jineteros llega hasta la basílica de Caacupé agradecidos por las bendiciones recibidas.

A pesar del cansancio Cerfirio, arrodillado frente al altar de la Virgen, agradeció a la patrona de Paraguay por las bendiciones recibidas teniendo a su lado a su hijo Kevin y el pequeño Eric de 3 meses.

Con mi señora venimos cada año, ella está vez no vino caminando porque nuestro bebé es muy pequeño todavía y la fe que tenemos por la Virgen es inexplicable, ella que hizo un milagro muy grande al sanar a nuestro hijo”, he’i el karai.

Resaltó además, que gran parte del cabello que lleva su Virgen de Caacupé es de su hijo Kevin, quien se dejó crecer el pelo, para luego darle como ofrenda y muestra de agradecimiento por su sanación.

CHIPERA. Abuelita con su canasto de chipa recorre toda la basílica para ofrecer sus productos a los peregrinantes.

No hay forma de describir”

Brígida Marecos (29) esposa de Cerfirio, contó que la emoción y la devoción que tiene por la Virgen de Caacupé es inexplicable y que le faltarían palabras para poder describir lo agradecida que se siente con la patrona del país.

DESPACITO. Con mate, tereré, mochila al hombro la gente hace la caminata rumbo al santuario sobre el costado de la ruta, sin prisa pero sin pausa.

No hay forma de describir, es algo increíble, que mi hijo esté sano y fue gracias a ella”, decía la doña quien dejó caer por su rostro unas lágrimas de emoción. Mientras cargaba a su pequeño de tres meses en brazos y miraba a su hijo Kevin, quien jugaba cerca de sus piernas.

El año próximo si Dios y la Virgen me permiten volveremos caminando, acompañando a mi marido, como todos los años”, dijo con la voz quebrada.

DELICIAS. Las chiperías harán su agosto en la fiesta mariana, hetereiko.

86 KILÓMETROS

Es la distancia que camino Cerfirio para llegar hasta la explanada de la Virgen de Caacupé.

ACOMPAÑAMIENTO

Cerfirio mientras peregrinaba con la imagen de la Virgen de Caacupé su señora le seguía con su auto.

DEVOTOS

La fe que sienten por la Virgen cada día crece y se encomiendan día a día.

Comentarios

Tags

Portadas del día

Twitter

Facebook