Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

Perdió una pierna, pero nada le impidió seguir avanzando

  • MAL RECUERDO. “Fue un 16 de octubre que me accidenté. El 22 de diciembre de ese año salí de alta”, he’i

SAN LORENZO. La vida lo puso a prueba. Y él demostró una fortaleza única. Un accidente en moto lo marcó para siempre. Pero lejos de dejarse vencer, a solo días de haber sido dado de alta, volvió a una de las cosas que más le gusta: trabajar.

“Fue un 16 de octubre que me accidenté. El 22 de diciembre de ese año salí de alta del IPS, y en enero yo ya empecé a trabajar otra vez”, comienza relatando don Gerardo Escobar, un taxista de 69 años cuyo principal destino es la superación de la adversidad.

“Recuerdo que me salió un auto y me tiró para el otro lado de la calle. Lo primero que perdí fue mi pierna. Así fue como me accidenté. Yo era vendedor de jabones y me manejaba en moto”, he’i don Escobar, como todos lo conocen en la zona del barrio San José.

Con el paso del tiempo, don Escobar recibió una propuesta de un compadre suyo para ir a Clorinda a traer mercaderías. Aceptado el trabajo, juntó un poco de platita y comenzó a progresar. Luego se compró para su móvil y empezó a ser taxista, yendo y viniendo de ashá trayendo mercaderías.

“Le acompañaba a mi compadre a Clorinda para traer mercadería. Me dio la idea y trabajé mucho tiempo así hasta que el peso (moneda argentina) se dobló y todo cambió. Ahí empece a trabajar de noche como taxista, por la Terminal. Nunca dejé el trabajo”, tiró el karai.

He’i que por esa voluntad de hierro que lo caracteriza se animó a fundar una parada de taxi “con otros compañeros y desde entonces seguimos trabajando y estamos acá”. Don Escobar es fundador de la parada N.º 23 situada sobre Ruta 2 camino a Capiatá, ubicada frente a un conocido shopping de la zona.

“Es una distracción diaria para mí, me gusta trabajar”, he’i

Don Escobar contó que durante todos sus años trabajando como chofer de taxi nunca vio ni sintió ningún tipo de discriminación, sino que siempre es admirado por muchos ya que es guapo y a pesar de su edad sigue trabajando.

“Mi hijo ya no quiere que venga, me dice que me quede en casa nomás a descansar que ya estoy grande para seguir por la calle. Pero a mí me gusta, me siento bien haciendo esto, además es una distracción diaria para mí, me gusta trabajar, si me quedo en mi casa qué voy a hacer y a mí me gusta estar activo, hacer las cosas, hasta los domingos al mediodía trabajo y después ya me voy”, decía don Escobar mientras entraba a su taxi.

1982 AÑO

Fue el año en el que había ocurrido el accidente. Eso para él no fue impedimento ya que se las ingenió y siguió luchando.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!