Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

Asoma una nueva Leryn Franco

  • FÁTIMA AMARILLA. Ostenta el récord nacional en los 400 metros con vallas y va más allá, sueña con llegar a las Olimpiadas de París
  • HERMOSA. Ya le tentaron con la posibilidad de ser modelo, lo intentó, pero sus duros entrenamientos le hicieron entender que son incompatibles, pero todavía le queda mucho camino por andar. Ahora se prepara para el marketing deportivo en la Facultad y sueña con tener algún día un espacio en la TV

Fátima Amarilla es una medio fondista que en el Sudamericano del año pasado se dio el gusto de alcanzar un nuevo récord nacional en los 400 metros con vallas y clasificar a la final. Ella siente que nació para el deporte. A sus 7 años empezó con taekwondo, pero a sus 10 años, después de una corrida en la escuela, descubrió que el atletismo le gustaba más. Igual, siguió practicando las dos disciplinas, hasta que a los 12, cuando empezó a realizar viajes internacionales, tuvo que decidirse por uno de los dos. “Dejé cuando era cinturón marrón. Pero después completé y conseguí el cinturón negro”, dijo. “Por los tiempos ya eran incompatibles”, nos contó.

Si bien dejaste el taekwondo, con ese cinturón negro estás preparadísima para defenderte ante alguna emergencia.

Sí, estoy preparadísima.

¿Te preparaste también con otras técnicas de artes marciales, como el Jiu Jitzu?

Me quedé con las patadas del taekwondo.

Preferís la brutalidad, parece…

Sí, toda la vida jajaja…

Desde chiquita viajaste bastante, ¿cómo manejabas tus tiempos con el colegio?

Tuvieron consideración conmigo, porque también era una actividad sana lo que venía desarrollando. Además, me preparaba para representar al país.

¿En qué colegio entraste?

El Centro Regional Saturio Ríos de San Lorenzo. Incluso, ahora que estoy en la universidad me están ayudando mucho cuando viajo. A veces tengo que hacer campamento de altura durante un mes, por ejemplo. Además de las autoridades de la Facultad, me ayudan los compañeros.

Este es un deporte que requiere de mucha dedicación, ¿cómo estás a nivel de apoyo?

Mis papás son los que siempre me apoyan, ahora mi novio (atleta Derlis Ayala) también. Para mejorar el nivel tengo que salir a competir afuera. Acá hay muy pocas chicas que corren, entonces para foguearme tengo que viajar únicamente. Todo lleva su costo, incluso los entrenamientos locales. Ropa, traslados, alimentación, todo suma bastante. Ahora estoy consiguiendo apoyo de una marca.

¿Cómo es tu rutina de entrenamientos?

Tengo dos días de gimnasio, un día hago pierna, repeticiones cortas y largas, con vallas. A veces nos vamos al cerro Lambaré a hacer subidas. Hago fondos. Es duro, todo con acompañamiento de mi entrenador.

¿Comés más que otra gente que no se descuerea?

Sí, como un poco más, pero todo cuidado. Antes comía bien, pero no regulaba tanto. Después, cuando empecé a equilibrar más me empezaron a mejorar las marcas. Hasta que no te llenás parece que no comiste bien.

LOS VIAJES, LAS FIESTAS

¿Cómo son esos viajes de adaptación?

En Colombia, por ejemplo, hacemos adaptación de altura. Allá son muy solidarios con nosotros. La gente te ayuda a acercar las vallas, te ponen a disposición el gimnasio… Pero, igual, estar lejos de tu país, de tu familia, a veces te priva de muchas cosas.

Hablando de renunciamientos, vos vivís una vida diferente al resto de las chicas de tu edad, nada de fiestas, por ejemplo.

Cuando tenés un objetivo, renunciás a las fiestas sin sufrimiento. Yo empecé a los 12 años, viajando ya. Me metía en la cabeza que quería dedicarme al atletismo. Los últimos tres años, mis compañeros hacían campamentos, yo nunca pude sumarme porque tenía que entrenar. Pero yo sabía lo que quería en la vida, así que renuncié a todas esas actividades.

¿Pero hubo algún momento de tentación en que quisiste dejar todo?

Tentaciones para dejar, sí tuve. A los 15 años a los que me iba me quedaba hasta las 12 de la noche y ya me tenía que retirar. Había lugares donde no me dejaban ir, porque entrenaba. A la Expo me iba todos los años, pero mi entrenador me decía: “No te podés ir”. Tenía que cuidarme posibles virus, no me tenía que engripar, entonces tenía que quedar encerrada en casa. Cuando salgo con la familia, a la tarde ya tengo que estar en casa descansando. Hubo momentos de dudas, pero el tema es que me gusta el atletismo, eso compensa todo. Normalmente siempre tengo competencias próximas. Pensar en lo que me espera y recordar lo que viví, eso es mi estímulo….

EN EL AMOR

Tenés un novio atleta, ¿eso ayuda para que te entienda? Sería muy difícil para otro aguantar tus viajes constantes.

Le conozco a él desde los 12 años, fuimos compañeros, después tuvimos un noviazgo de unos 3 años. Terminamos y volvimos…

¿Por qué terminaron?

Eramos muy niños, muy inmaduros. Cada uno hicimos nuestro camino y volvimos. Los campamentos hacemos juntos a veces. Nos apoyamos mutuamente. Cada uno por su lado está obteniendo resultados.

¿Sos celosa?

Sí, soy celosa.

¿Celosa escandalosa o no?

No soy de armar escándalos. Maduramos mucho.

¿Y él es celoso?

Antes era muy celoso, pero ahora ya no tanto.

MODELO

Sos muy linda, ¿te tentaron alguna vez para que seas modelo?

Sí… Incluso, un año se me metió eso en la cabeza y me puse a estudiar.

¿Dónde?

En la escuela de Paola Hermann. Fui, pero después no iba a poder más por las competencias y tuve que dejar. Me di cuenta de que no eran compatibles.

¿Te inspira Leryn Franco, quien de atleta, de lanzadora de jabalinas, se convirtió en modelo?

Sí, es muy admirable la carrera de ella. A mí lo que me interesa es el marketing deportivo. Obviamente me gustaría también tener un programa en TV, poder mostrar una vida saludable, el deporte te puede ayudar a cambiar tu vida positivamente.

Ella, por ejemplo hizo fotos sensuales para Sport illustrated, ¿vos te animarías también?

Yo creo que haría, pero más adelante. Si bien el estilo de esa revista es sexy, es con enfoque deportivo. Cada uno hace las poses acordes a su disciplina.

¿Pero hacés trabajos como modelo en tus redes?

Indirectamente sí, a través de mis redes trabajo con marcas de suplementos, marcas deportivas.

PRÓXIMA COMPETENCIA

Viaja a San Pablo

Fátima Amarilla viaja esta semana a San Pablo, Brasil, al Campeonato Panamericano Universitario, que se desarrollará del 20 al 28 de julio.

UN SUEÑO

Nada es imposible

¿Apuntás a las olimpiadas?

Tokio está lejos, pero estoy pensando en París 2024. Un sueño sería sería viajar a París para conocer y competir. Pero no será fácil. La disciplina que hago es muy difícil, de Sudamerica en 400 con vallas, ninguna clasificó. Por eso el desafío es enorme.

AUTORRETRATO

Fátima Amarilla

  • Cumple: 30 de diciembre. “Mi cumpleaños es horrible, invitás a la gente, pero siempre están de viaje. Cuando te traen regalo te dicen que ya es por Navidad y Año Nuevo también”.
  • Edad: 22 años.
  • Plato preferido: Pizza. “Después de competir en el Sudamericano fui a pedir una superpizza con queso”.
  • Bebida: “Jugo natural; por sobre todo de frutilla”.
  • Pasatiempo: Leer novelas. “Me encanta leer. En mis viajes llevo mi libro y mi oso. Creo que soy una escritora frustrada. Siempre quiero escribir algo”.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!