Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

Rafael Rojas Doria: “Llegó el momento de despedirme”

  • SE DESPIDE UN GRANDE. Arrancó con el teatro en 1950, 68 años después va a bajar el telón, pero antes prepara una despedida con una comedia que él mismo preparó. Se viene “Alo Madame”

Con dos únicas presentaciones en el Hotel Guaraní, el sábado 15 y el domingo 16 de setiembre, Don Rafa Rojas Doria, el eterno compadre, se va a despedir de los escenarios. Después de sufrir un ACV el año pasado, cree que esta es su oportunidad de volver a compartir con su gente, pero también cree conveniente despedirse definitivamente. “Tuve un fuerte golpe de salud. Ahora estoy bien otra vez. Escribí ‘Alo Madame’, me gustó y encontré una persona que se interesó y vamos a presentar. A Juan Carlos Amoroso, que está trabajando en producir, le gustó la idea y está promoviendo. Yo voy a actuar nomás ya, porque con lo que me pasó ya no puedo ser el que encabeza la producción.

ANÉCDOTAS. Nos cuenta su historia de vida, anécdotas. Imperdible.

¿Podés adelantarnos de qué se trata la historia?

–“Alo Madame” se llama la obra, es un musical. Es la historia de un señor que viene con su hija a visitar Paraguay, invitado para una representación política, pero llegan tarde porque el avión se atrasó. Entones le decimos, no se preocupen que aquí van a pasar bien. No es Shakespeare, pero confío en que va a lograr el propósito. Queremos que se rían. Van a estar conmigo Luis de Oliveira, Luis Casco, Romi Setrini, Sandra Molas, el cantante Rubén Darío, la cantante Sanie Caballero. Esta chica canta muy bien y va a debutar ahora.

¿Quién le descubrió?

–Yo le escuché por radio, qué bien habla esa chica, dije. Le escuché muy alegre. Le llamé y le invité. “Sí, cómo no”, me dijo. Y ahí ya está, va a actuar con nosotros. Yo creo que le va a gustar al público. Se van a reír.

A propósito de la risa, te vemos siempre sonriendo, ¿eso ayudó a tu proceso de recuperación?

–Con la risa y la música pasa todo. Sean felices, no se estresen.

¿Te acordás del momento en que te agarró el ACV?

–A fin de año estábamos en Concepción. Estaba feliz, con mi hija, la secretaria… Estábamos bailando, yo estaba pasando muy bien. Dos días después cuando estaba desayunando se me cayó la noche. Me acuerdo bien de ese momento. Le llamé a la secretaria que me estaba sirviendo el café. “Llevame a la cama y llamale a la señora”, le dije. Enseguida ya vino la ambulancia. Estuve un día internado en Concepción. El 6 de enero vinimos a Asunción con el ACV encima.

Sos fuerte, superaste bien.

–Superé, pero me habrá rozado porque tengo todavía cuerda jajaja… Se me dificulta un poco para caminar solo, pero me siento bien.

Muchos famosos sufrieron el ACV, ¿se exponen más al ACV los artistas?

–Cada uno tiene sus problemas y vive de acuerdo a eso. Yo estaba feliz, pero ya estoy viejo. En octubre ya voy a cumplir 87 años. Me siento bien de espíritu, pero pasan los años y el cuerpo ya no funciona de la misma forma.

¿Cómo pasás los días, salís a pasearte de vez en cuando?

–Salgo poco, puedo manejar y dar vueltas por ahí. Pero ya me prohibieron eso. Mi secretaria maneja por mí y nos paseamos un poco a veces. Me gusta escuchar música paraguaya en FM. Escucho Radio Nacional y Radio Ysapy. Así paso las horas y bien.

TODA UNA VIDA ACTUANDO

¿Cuántos años con la actuación?

–En 1950 empecé profesionalmente. Empecé con “Yo Quiero”, adaptada por Ernesto Báez. De 20 personajes, él recortó a 9, igual fue una obra brutal. Fue un éxito y marcó mi debut. Yo era peón con Carlos Gómez.

¿Siempre hiciste comedia?

–Cuando era alumno de teatro hice drama, pero después encontré mi lugar en la comedia.

¿Cantabas también? Dicen que cantás muy bien.

–Estudié canto, pero por culpa de “Los Compadres” arrinconé el canto y me dediqué solo a la actuación. Ahora estoy queriendo cantar otra vez.

–“Los Compadres” marcó tu carrera, tuvo un impacto muy fuerte, recorrieron todo el país…

–En 1956 empecé con “Los Compadres”. Viajé a Buenos Aires, después poco tiempo volví y Mario Halley Mora me dijo: “Quiero que me hagas un personaje popular, el Kure Luque”. De ahí me quedé en Kure. Al comienzo éramos 4, después quedamos dos, con César (Álvarez Blanco) estuvimos mucho tiempo, recorrimos mucho, y ahora estoy solo.

¿Cómo conociste a Álvarez Blanco?

–En la radio, él hacía “La pensión de ña Lolita”. Él hacía de cerrista y Mario Halley me mete para hacer de luqueño. Como había espacio, hicimos “Los Compadres”, cuatro viejitos que hablaban de bueyes perdidos. Después terminamos y le gente preguntaba por los viejitos que “caseaban” en la radio. Entonces continuamos. Después se fueron los demás y quedamos dos.

Qué cantidad de anécdotas habrán sumado con tantos recorridos, con tantas actuaciones…

–Sí, muchísimas, ya no me acuerdo tanto por esto que me pasó (el ACV). César sabía recitar y yo cantaba. Después de actuar hacíamos reunión familiar, él recitaba y yo cantaba. Pasábamos bien.

¿Cómo les esperaban en los lugares donde actuaban?

–Siempre nos esperaban con alguna bienvenida, con algún ryguasu ka’ê. Una vez en una localidad hacia Salto del Guairá, cuando llegábamos, encontramos casi una procesión. Había sido era gente que salió a la calle a esperarnos. Ahora las rutas están todas asfaltadas, antes, en Oviedo, por ejemplo, ya nos bajábamos y nos subíamos a un tractor para llegar, después de alguna lluvia. No había muchos caminos en esa época.

BIOGRAFÍA EN FOTOS

¿Te gustaría publicar alguna biografía?

–Biografía, no. Sí estoy preparando para sacar el segundo libro de fotos. Es casi como una biografía, pero en imágenes. Tengo mi historia en fotos.

¿Por qué el teatro popular está terminando?

–Acá no va a morir el teatro popular, porque no solo está en los escenarios, está en todos todos lados. El que sabe contar chistes encontrás en todos lados y ese de alguna manera es un talento de teatro popular. El paraguayo es simpático “caseando”.

Pero el teatro ambulante, el que hacías con “Los Compadres”, se terminó.

–Los tiempos cambiaron. Creo que trabajando de otra manera se puede hacer otra vez, por lo que te dije, que hay muchos paraguayos que hacen teatro popular, que cuentan historias, después de un partido de vóley, en reunión de amigos, y hacen reír.

–“Plata yvyguy rekávo” sigue funcionando cada vez que se hace y es el mejor ejemplo de teatro popular también, pero llevado al escenario de teatro.

–Sí, esa obra no va a morir. Halley Mora parece que tenía vergüenza de “Plata yvyguy rekávo”. Era como su hijo kachiãi al que no le quería presentar jajaja… Y para mí es su mejor obra. Él nombraba todas sus otras obras, pero no mencionaba a “Plata yvyguy rekávo”.

EN SU CASA

¿Cómo pasás tu día a día?

–No tengo para aburrirme acá en casa, tengo mi espacio, escucho radio, camino un poco, tengo ahí mi pileta para salir a mirar jajaja… Pero me voy a mudar. Este lugar (en Villa Elisa) va a seguir siendo escuelita, es un sistema italiano que funciona muy bien.

¿Enseñás?

–Yo no enseño. Mi hija es la directora, la dueña, pero se va a ir a Estados Unidos.

¿Por eso te mudás?

–Sí, me voy a mudar a mi casa, de donde había venido aquí.

ACTOR DE PELÍCULA

Ovacionado por “Leal”

¿Qué sentiste cuando todos te aplaudieron en el estreno de “Leal”?

–Se aplaudió mi aparición. Te da satisfacción, pero no sé…

La gente te quiere mucho, para el público sos grande.

–Yo no sé, no creo que sea tan grande, pero da gusto que la gente te quiera.

BANCO DE DATOS

  • Nombre: Rafael Rojas Doria.
  • Cumple: 24 de octubre.
  • Edad: 86 años.
  • Hijo de: Julio Rojas Arrúa (zapatero) y Fredesvinda Arrúa de Rojas.
  • Hermanos: Antonia, Ramón Domingo, Blas Aniceto y Dora Hortensia.
  • Hijos: Julio Rafael, Dalia Concepción y Carlos Gustavo.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!