Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Mi pecado fue felicitar a su marido y querer ser amable”

  • PRIVADO. Le escribe un mensaje la esposa del cumpleañero diciéndole “Nooo, de balde loo le vas a buscar porque él no te va a hacer caso, ¡entendépa!”

Desperté a las 7:30 AM y me puse a revisar mis redes sociales, de pronto Facebook me avisa, hoy es el cumpleaños de fulano de tal y otras 7 personas más. Y me lanzo a la tarea de felicitar a mis amigos… Lo que casi todos hacemos por cortesía, por amabilidad y muchas veces es porque la persona hoy agasajada también te ha felicitado el día de tu cumpleaños. Entonces le escribo: ¡Feliz cumple amigo! ¡Dios bendiga tu vida entera! Y como de rayo veo un mensaje filtrado de una persona, fulana de tal fulana de tal quiere comunicarse contigo… y le agrego a messenger… ¡ay por Dios! por poco no me alza a mi muro su comentario, ¿por qué vos le felicitaste a mi marido? ¿Hee?, y yo le contesto: está de cumpleaños, es normal que felicitemos a las amigas y amigos que están cumpliendo años, bueno eso hacemos algunas personas…, ¿pero vos le conocés?, me sigue escribiendo, ¿de dónde vos sos? Ahí le respondo, disculpe señora, pero la esposa es Ud., yo no tengo porqué saber nada de él. Continúa la señora diciéndome: Nooo, de balde loo le vas a buscar porque él no te va a hacer caso, ¡entendépa! O sea ella me trató de no sé qué, me ninguneó. Mi pecado fue felicitar a su marido y querer ser amable. Conclusión: ya nunca felicito a nadie.

Yo creo que pasa muchísimo, o una de dos, son personas muy celosas e inseguras o en realidad la pareja es muy jodida. A veces son solo amigos por face, no podés saber si tiene o no tiene esposa o concubina o novia.

En realidad el tema de los celos viene porque uno de los dos pasó por una relación tormentosa en el pasado, o ha sido víctima de una traición muy grande donde el hombre la sometía a sus caprichos y ella accedía por el temor a perderlo o viceversa. El hombre cicatriza sus heridas más lentamente ya que en ese proceso del engaño fue tomando una rabia desmedida, cuando la pareja ve pisado ese orgullo va tomando otra postura. La sigue, la manda seguir, le reclama las cosas todo el tiempo, viven atrapados en el viaje de la duda, de donde no vuelven sin haberlo comprobado.

Y la esposa, ¡ay Dios mío! Cuando las mujeres preguntamos: ¿la conoces?, es porque ya sabemos dónde vive, de dónde salió, cómo llegó, qué le dijo, en síntesis, hasta lo que comió ayer.

Pero todo eso no da derecho a que te escriba una extraña a reclamarte nada por un saludo en el Facebook, escribió y empezó a decir cosas, desubicadas para mí. Gracias a Dios yo no soy celosa, detesto a las personas celosas, porque las veo como anclas en mi vida.

VIVI, DE SAN LORENZO, 38 AÑOS.

RESPUESTA: Es muy difícil no sentir celos, todos lo sentimos en menor o mayor grado cuando tenemos miedo a perder algo valioso para nosotros, pero podemos aprender a manejarlos y que no se apoderen de nosotros. Los celos desmedidos son una emoción sumamente destructiva, acaba con la relación de pareja, disminuye la autoestima de quien los siente, dejando profundas heridas en su personalidad. Si no se pueden controlar las emociones hay que pedir ayuda, buscar una alternativa de bienestar emocional.

Muchas gracias por escribirnos, con las redes sociales se sumaron situaciones, vínculos que muchas veces se crean o se rompen de acuerdo a una interpretación equivocada de las cosas. No le da derecho a nadie a maltratar, pero no podés evitar; en cambio no dejes que te afecte o que por una situación así le prives a tus verdaderos amigos de un saludo por su cumpleaños. Sabe elegir mejor o seleccionar con más cuidado tus contactos, evitar solicitudes de perfiles dudosos o falsos por tu salud mental.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!