Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Pensaba que era un aventurero, pero las cosas se fueron dando”

  • Licenciada Rocío Paredes
  • Psicóloga Clínica

Todo empezó por chat, nos hicimos amigos porque tenía pareja y un hijo de meses y yo una hija de 3 años, nunca creí que lo llegaría a conocer en persona porque es de Asunción y pensaba que era un aventurero, pero las cosas se fueron dando. Luego de mucho tiempo su mujer le dijo que su niño no era suyo y se quedó decepcionado y herido.

Lo escuché como amiga, lo apoyé y luego de un tiempo decidimos conocernos en persona y nos quisimos más que amigos. Nos hicimos novios y muchas barreras cruzamos para poder estar juntos. Tenemos ya una hija de 3 meses y él solo viene los fines de semana porque trabaja en un taller como mecánico con su papá.

Ahora me pide que me mude con él, adora a su hija, y a la mía, la que tuve con mi primer novio, pero me da miedo. Nunca me separé de mis familiares y él quiere que nos casemos este año, quiero pero tengo miedo.

Por dentro siento rencor por lo mucho que me ha hecho llorar las veces que nuestro noviazgo entraba en crisis, cuando tenía problemas en su familia nunca me contaba, se encerraba en sí mismo y de la nada desaparecía. Cuando le dije que me embaracé me dejó porque se sentía confundido y estuve sola, mientras él viajó por el Chaco y me vengué quitándole dinero, por rabia.

Me decía que no éramos el uno para el otro y me lastimaba con sus palabras… Sé que quiere a su hija, era su sueño tener un hijo o hija y se lo di, estábamos bien hasta que un día se fue sin decirme nada, yo me hice pasar por otra persona para saber qué fue de él y me llegó a contar sus cosas…

Ahora él me pidió, me dijo que ya es hora de casarnos y darle un hogar a las niñas y para que también nuestra relación tenga sentido. Ya me regaló un anillo de compromiso y este fin de año quiere que nos casemos para mudarnos a vivir juntos para siempre. Estoy feliz, pero no sé si son los resentimientos lo que siento cuando me voy a su casa de paseo.

En su casa se llegó a jugar ouija y quedaron ciertos movimientos que me inquietan mucho, se practicaron abortos y cosas feas. Tengo miedo en no adap­tarme, yo nunca salí de casa, su familia me dijo que no es vida la que llevamos estando él allá y yo aquí.

MARICELA, DE CAACUPÉ, 25 AÑOS.

LA RESPUESTA: CASADO, CASA QUIERE

Hay que negociar acuerdos con la pareja

Es natural sentir miedo ante cualquier posibilidad de cambio, pero casarte, tener hijos, armar una familia es una decisión que te toca hacerlo con tu pareja, pensando realmente en darle el sentido que quieren a la relación. Es algo que deben pensar, evaluar y ver lo mejor para todos, en algún momento tendrán que independizarse de sus raíces pensando en formar un espacio para desarrollarse.

No te sugestiones con los movimientos extraños y esas cosas, son fabricaciones mentales, o te gusta o no te gusta un lugar para vivir y ser feliz, así de sencillo el razonamiento que debes hacer.

Tampoco te dejes presionar por lo que otros opinen sobre la vida que llevas, tiene que ser de común acuerdo con tu pareja, si no estás segura, analizá cuál es la verdadera razón que te frena.

Acerca de las heridas del pasado, te aconsejo que empieces a cerrarlas una por una, no puedes planificar una relación sobre la base del sufrimiento o la venganza.

La vida es muy corta para vivirla y larga para sufrirla, tenés que ver las cosas desde otra perspectiva, capaz negociando puedan llegar a un acuerdo de ver juntos otro lugar donde puedan formar un hogar.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!