Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

CARRETERO FIEL “Me quitó el mal de mi cuerpo”

La Basílica emerge en medio de una marea humana que copa la plaza y las calles de las inmediaciones. Todos dan muestras de devoción y tradición con sus acciones dedicadas a pedir o agradecer las bendiciones de Tupãsy Caacupé.

Como todos los años, la Capital Espiritual del país rebosa en estos momentos con una multitud que se congrega para participar de las celebraciones hoy y ni qué decir mañana, día de la Virgencita.

Todos acuden ya sea caminando, en colectivos y en el caso de don Isabelino Solalinde (50), a bordo de su carreta tirada por bueyes, una práctica que se volvió tradicional en varias familias de Yaguarón hace mucho tiempo.

Don Isabelino junto a toda su familia que lo acompañó a la capital espiritual.

“Hace dos meses que preparé mi carreta y alimenté bien a los bueyes para llegar aquí junto a nuestra Madre María”, dijo.

Pero este año, esas 12 horas de viaje en la carreta para llegar hasta la Villa Serrana fueron muy especiales para don Isabelino.

“Aparte de cumplir la tradición, vine a dar las gracias a la Virgencita por haberme quitado el mal de mi cuerpo”, confesó. “La Virgen me sanó de una enfermedad que ni siquiera los doctores pudieron decirme de qué se trataba”, agregó.

“Hace nueve años que un mal en la piel me afectaba. Se despegaba de mi cuerpo, parecía que me quemé o que tenía ronchas grandes, eran horribles, no sabía lo que me pasaba”, contó.

“Recorrí varios hospitales y los doctores no lograron diagnosticar el mal que padecía. Nueve años sufrí con esto, hasta que este año le pedí de corazón a la Virgen -esa fue la diferencia, lo hice de corazón- que me cure. Y ella obró en mi vida. La enfermedad desapareció, mi piel está como nueva. Es un milagro”, dijo el karai.

Llevó un cuadro de 200 años

El karai sostiene un cuadro de San Sebastián.

Don Isabelino cuenta su testimonio mientras su mamá, ña Delicia, prepara un sabroso guiso de arroz al costado de la carreta, con la ayuda de sus demás hijos y nietos.

De pronto, el karai tomó un cuadro que tiene la imagen de San Sebastián.

“Este cuadro tiene más de 200 años. Pasó de generación en generación y lo traje para que esté al lado de mamá María y para que sea bendecido”, contó.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!