Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Aprecio la sinceridad de este hombre, pero me asusta que es muy pendejo”

  • Licenciada Rocío Paredes
  • Psicóloga Clínica

La vida me jugó una mala pasada, habiendo tantos hombres justo me vengo a fijar en un pendejo, que todavía tiene olor a leche. Nos conocimos en una cena de amigos, esa misma noche bailamos y entablamos una amistad que no pasó a mayores, pero por lo visto él se entusiasmó.

Después de esa cena me invitó a salir de nuevo, fuimos juntos a una fiesta, me llevó a mi casa y casi pasó, pero me contó que tiene compromiso y preferí no hacer ninguna macanada. También tuve en la cuenta de la edad y todo lo que eso significa.

Me dijo que igual podemos seguir viéndonos, a pesar de que su concubina es una enferma de los celos, él lo ama, pero también yo le gustaba. Hablamos toda la noche, se fue a la madrugada, es panadero, me dijo que tenía que entrar de turno el domingo pasado.

Desde esa vez nos mensajeamos, me dice que me extraña, pero nada más, ya no tocamos el tema. Me siento bien con él, creo que me volví a enamorar.

No se nota tanto la diferencia de edad, todavía me voy con mis amigas a bailar, en las discotecas, pero me pongo a observar y se me cae el ánimo por el piso por lo que veo. Veo a viejos de la mano de jovencitas y a señoras mayores comprándole cerveza a los muchachos jóvenes. Eso me asusta. No quiero entrar en ese juego, si lo hago tiene que ser por amor.

No sé qué hacer licenciada porque ni duermo bien pensando en él. Pienso ¿será que puedo hacer algún daño a la otra mujer como es una celosa enferma? Y otra cosa, meterme con un pendejo, ¡por Dios!, ni cuando era joven acepté que sea menor que yo, y eso que algunos me prometían dinero y lujos.

Ahora las mujeres andan con casados por plata, solo que yo no voy a pedirle nada material, yo trabajo, tengo mi casa, todos mis hijos ya son grandes, tienen su vida, tampoco creo que él esté conmigo por mi dinero.

Lo que más aprecio de este hombre es su sinceridad, lo que me asusta es que sea pendejo y a la hora de la verdad no me responda como hombre, que sea mitã’ireko.

JAZMÍN, ENCARNACIÓN, 47 AÑOS.

LA RESPUESTA: LA EDAD NO ES UNA BARRERA

¿Es el indicado o solo es una simple ilusión?

Tal vez ambos aprovecharon el momento, sin caraturarlo como amor tan pronto sino como una atracción que se dio entre dos personas adultas. Lo que pase después solo el tiempo lo dirá.

Tendrías que hablar con él, sondear su posición, lo que quiere, de su relación, pedirle que se sincere porque no puedes pretender armar un espacio de felicidad a costa del sufrimiento ajeno.

En verdad que los cambios generacionales hoy día están marcados por el materialismo como una forma de encontrar el “mejor partido”, el o la “espónsor” a la hora de relacionarse o buscar pareja.

Pero dentro de todo, siempre hay un espacio para el romanticismo y el amor, espero que no pierdas ese sentido a pesar de aceptar las realidades. La edad no es una barrera, a veces la propia persona es la que se limita, a pesar de que tienes cerca de 50 años, para darte ánimo, todavía hay mucho que dar y compartir.

Es mejor vivir con esperanza y disfrutar de las cosas que tienes, averigua dentro tuyo si es la persona adecuada o solo estás viviendo una dulce ilusión.

 

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!