Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Lloré mucho cuando me confesó que me engañó”

  • Licenciada Rocío Paredes
  • Psicóloga Clínica

Su marido le contó que tuvo una aventura con otra mujer, quien tiene un hijo con él. Se separaron, pero luego volvieron a darse una oportunidad.

Pillé una infidelidad, y es algo que no se lo deseo a nadie. Me quise morir cuando descubrí que mi pareja me fue infiel, me enteré de la manera más cruel, porque la propia amante que estaba embarazada vino a atropellarme en mi casa.

Se presentó con todas las ganas de echarme de la casa donde vivo con mi pareja, me dijo que pensó que él me iba a dejar si ella le daba un hijo.

Lo que no esperaba era que yo también estaba embarazada, así que sin pena ni gloria se fue con el rabo entre las piernas.

Yo lloré amargamente, mi marido llegó y al verme así no tuvo más remedio que confesarme la verdad, me detalló todo lo que tuvo con ella. Se metió con la empleada de la casa donde trabajaba.

Dice que un día le ofreció su amistad, pero después se encaprichó con él y aprovechó un problema que tuvimos para agarrarlo, dice que siempre consigue lo que quiere y en una noche de copas pasó lo que pasó.

Supuestamente, ella le había dicho que tomaba pastillas y él más tonto le creyó y a la hora de la verdad le salió con el cuento de la cigüeña. Con el dolor en el alma yo le dejé a mi marido cuando supe todo, pero después de un año nos dimos otra oportunidad, aunque la otra mujer es muy cargosa.

Nunca aceptó que no consiguió su propósito y sigue molestando. A las dos criaturas mi marido las adora, las reconoció y les da todo su cariño y les cuida, es un buen padre, lastimosamente la mujer usa a su hijo para hacerle daño, no le deja traerle ni pasar más de la hora, pero le va a ver casi todos los días aunque le echan de la casa todo el tiempo.

Y las cosas están más o menos ahora, porque ya pasaron dos años, pero la otra es bastante cerrada, siempre molesta poniendo a la criatura como excusa, lo maltrata, lo tiene mal, pero no estamos en condiciones por eso no le sacamos porque a mí me da lástima cómo le usa a su hijo, nosotros como pareja estamos bien.

No esperé que así se metiera con marido ajeno, yo la conocía de vista, tenía su novio, aunque conmigo siempre fue muy mala onda, parecía que me odiaba mucho antes de que pasen las cosas con mi pareja.

Nunca pensé que mi marido me engañaría, nunca le puse condiciones ni pruebas a nuestro amor y después de que me enteré confieso que la relación ya no es la misma.

Sospechas tuve, porque empezó a estar distante, mi marido salía mucho, ya no me insistía para acompañarle, y ella ya no disimulaba más luego su odio.

Después de enterarme él se desesperó y me pidió perdón, y cambió mucho, en eso transcurrió mi embarazo sin dejar de ayudarme, claro, hasta que accedí a recomenzar de nuevo.

MARÍA ANGÉLICA, DE ASUNCIÓN, 36 AÑOS

LA RESPUESTA: CADA CORAZÓN ES DIFERENTE

Revivir el engaño es constante

Una de las primeras reacciones de la persona engañada es revivir constantemente lo ocurrido, puede llegar a ser tan abrumador e incontrolable como para interferir en la tranquilidad de nuestros días.

Otra de las respuestas asociadas al descubrimiento de la infidelidad es el cambio en la forma de ver al infiel y la relación de pareja, se quiebra la confianza tanto en esta pareja como en otras futuras llegando a no sentirse seguro en una relación.

Aparecen sentimientos de rabia, tristeza, ansiedad, sentimiento de ser víctima de alguien muy querido, que debe ser tratado independientemente a que se continúe o no con la pareja. Si decidieron reconciliarse, ahora hay que procurar cerrar la herida y recuperar la alegría, fuerza y energía de la relación.

Perdonar no se trata de dar permiso al otro para que vuelva a hacer lo mismo, sino que se puede trabajar por la relación, recuperar la confianza perdida y cuidando de que ambos no se hagan daño de nuevo.

 

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!