970 AM
En vivo
970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

El vendedor que brinda ejemplo en cada paso que da

Perdió una de sus piernas al caer del micro cuando ofrecía sus productos, pero esa desgracia no lo detuvo, sino que lo empujó a seguir.

El encuentro con don Juan Ramón López (59) fue por esas casualidades que tiene el destino. Nadie nos habló de su historia. No fue marcado ni organizado. Simplemente le encontramos ahí, en su “oficina”, que son las calles de San Lorenzo, junto a su fiel compañera de trabajo, su canasta de dulces.

Con sus manos fuertes y llenas de vida saluda amablemente mientras ofrece sus productos casa por casa. El don recorre día tras día varios barrios de la “Ciudad Universitaria”, llevando productos a los hogares desde hace 47 años. Él no hace caso de la lluvia, ni le importa el calor. Su piel tostada por los ardientes rayos de sol demuestra que lo hace con amor porque su trabajo es su sustento diario. Y su trayecto lo hace a pasos lentos y apoyándose por un viejo bastón.

El don sale a batallar por y para su familia, contó.

Don Juan perdió una de sus piernas en una de sus recorridas para ganarse el pan de cada día. “Esto me pasó hace 9 años. Subí a un micro para vender los dulces y cuando bajaba caí y las ruedas (delantera y trasera) pasaron encima de mi pierna”, nos contó.

Pese a todo, en su rostro se dibuja una sonrisa plena. Es que con un gran orgullo nos relató cómo logró vencer las adversidades y las barreras del “no puedo”. “Estuve dos años en cama, sin hacer nada, y eso me partía el corazón porque sentía que tenía que salir a las calles para luchar por mi familia: mi esposa y mis tres hijos”, comentó. “Fue así que busqué ayuda y conseguí una prótesis gracias a la Senadis. Allí como que volví a nacer y desde ese mismo día volví a salir a las calles para trabajar”, dijo el karai. “La verdad que me cansa mucho porque esta prótesis pesa unos 5 kilos, pero eso no me va a detener. Camino 30 a 40 kilómetros por día, y lo hago por mi familia”, finalizó.

“Nunca hay que poner peros, esa palabra estanca”

Por varios motivos, don Juan no pudo continuar sus estudios y se inició en el mundo de la venta en las calles desde niño. “A los 12 ya comencé a vender dulces, también helados, ere eréa”, contó. “Para mí, salir a la calle y trabajar es algo que me mantiene con mucha fuerza y alegría”, contó.

Don Juan es muy conocido en todo San Lorenzo, sobre todo en la zona de Reducto, donde los lugareños lo ven como un ejemplo de vida para todos. “Cuando llega las 12:30 en donde estoy me invitan para comer. La verdad que soy muy agradecido por ello. Luego continuo con mi recorrida”, comentó el karai. Agregó que la ganancia alcanza con lo justo, pero que él no se queja. “Hay que trabajar, nunca hay que poner peros en la vida, esa palabra estanca”, finalizó.

VARIAS HORAS. Don Juan recién termina su labor cuando vende todos sus dulces, antes no no regresa a su casa.

Comentarios

En vivo
970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!