Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Lleva más de cinco décadas entre las tijeras

A pesar de que fue parte del grupo que servía al general Stroessner, su amor por las tijeras nunca desapareció.

Un lento caminar lleva los pasos de Celso Grance, mientras que con una leve sonrisa pasa la mano para saludar. Él se toma su tiempo para sentarse acomodándose en una de sus antiguas sillas de peluquería y sin titubear cuenta: “Llevo más de 50 años en esta profesión”.

A la edad de los 15 años él ingresó al mundo de los cortes de pelo. Su papá fue el que le había llevaba de una de las antiguas peluquerías que se encontraba en la capital, de aquellos añejos salones que hoy prácticamente desaparecieron ya. El tiempo corría y de a poco iba practicando hasta que se volvió todo un profesional.

Pero el llamado a servir a su Nación llegó. “Tuve que dejar porque me fui al cuartel, ya tenía edad para eso y durante dos años de mi vida fui escolta presidencial del general Stroessner”, contó a Crónica don Grance, como todos lo conocen.

En plena tarea, el karai contó que a veces lo ayuda uno de sus hijos.

El tiempo ya fue haciendo de su parte y eso se nota en el cuerpo del karai peluquero, pero los recuerdos que tiene en su mente están grabados y los tiene tan presentes como si hubieran sucedido ayer. Entre risas contó que nunca le tocó peluquear a Stroessner, pero que cuando se le daba la oportunidad le dejaba con nuevo look a los coroneles que estaban a su alrededor. “Nunca le corté al general, pero sí a los coroneles”, dijo don Celso.

Mientras buscaba sus antiguas herramientas de trabajo, contó que al salir del cuartel prácticamente era el único soldado que tenía una profesión y sin dudar un segundo más le sacó el jugo, y fue gracias a la tijera que crió a tres hijos y se convirtió en el primer peluquero de la ciudad de Capiatá, lugar de donde es oriundo.

“Era el único que tenía una profesión al salir, después casi nadie. Entonces cuando salí empecé a trabajar en lo que me gustaba que era ser peluquero. Arme mi local y hasta hoy día sigo con esto”, agregó don Grance, mientras mojaba el cabello de un cliente con antiguo pulverizador.

Los utensilios que usa son también de aquella época

Un certificado de reconocimiento por haber formado parte de la Escolta Presidencial.

Las sillas, las tijeras, el rociador, que en aquel entonces se lo llamaba pulverizador, y la máquina para cortar cabello manual, son algunos elementos que hasta hoy día él usa como si fuera aquella época.

“Todos los elementos que tengo acá los mandé traer de Estados Unidos, tienen como 50 años y un poco más de tiempo. Hasta hoy día andan muy bien y valió la pena haberlos comprado”, decía don Grance mirando una de sus sillas.

Tanto fue el tiempo de trabajo que tuvo durante varios años que su propia comuna, Capiatá, le dio un certificado de reconocimiento por su loable labor de más de cinco décadas.

Era el que le hacía el corte a los militares

En la época del Stroessner, los uniformados de la Caminera, como los militares y cualquier personal que tenía que ver con el servicio, eran los fieles clientes de don Grance, ya que era el único que hacía el recorte que ellos querían y como debía ser en aquella época. Hasta ahora tiene clientes fieles como el dueño de una conocida empresa que hace artículos de limpieza nacional.

SERVIDOR. Don Grance ya tenía en la sangre el servir a su Nación, ya que su papá también fue parte de la historia del país porque participó de la Guerra del Chaco.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!