Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

DON CRESCENCIO: El “afilador” que desafía al tiempo

Una labor olvidada por muchos, desconocida por otros y poco ejercida en la actualidad

DON CRESCENCIO

El “afilador” que desafía al tiempo

Sus ojos negros se abren a las 4:30 de la mañana, ni un minuto antes. Ya está al pie del cañón y se prepara para un día más. Toma mate y desayuna un cocido con leche, mientras piensa el rumbo que le tocará caminar en todo el día. Toma sus cosas, se despide de sus familiares y sale de su casa, ubicada en Capiatá. Toma el primer micro para llegar a Asunción lo más temprano posible. Allí parece detenido en el tiempo. Subsiste en medio del caos y el ritmo frenético de la ciudad. Verlo caminar por las calles con su carrito se convirtió en una postal de Asunción. Es que don Crescencio Martínez, de 74 años, transita cada día cuadras y cuadras del centro capitalino, sobre todo en la zona del Mercado 4 y el Hospital de Trauma, llegando hasta las casas y los negocios cumpliendo con una labor olvidada por muchos, desconocida por otros y poco ejercida en la actualidad: se dedica a afilar cuchillos desde hace varias décadas. No importa el fuerte sol o la lluvia, ni mucho menos su edad, don Crescencio batalla solo con gran esfuerzo y mística y con su actitud le da una “bofetada” a varios jóvenes “haraganes” que no quieren laburar. “Lo que hago habla de mí. Trabajar es mi medicina, me hace bien”, dijo el abuelito. En la actualidad hace malabares para subsistir con su trabajo, pero el abuelito no decae, recorre y recorre porque ama lo que hace. “Ya casi nadie precisa de mi trabajo, antes no daba abasto, ahora vengo para no quedarme en casa, sa’i la trabajo. Pero amo lo que hago”, dijo. “Esta frase resume mi oficio: es un trabajo ‘al filo’ de la extinción”, agregó mientras empujaba su carrito en el que traslada todo lo necesario para cumplir con su labor de “afilador”. “Pero yo no voy a dejar que se extinga, yo voy a seguir y seguir, es lo que me gusta hacer, lo hice toda mi vida y es lo que me da de comer”, finalizó.

“Lo que gano alcanza para vivir”

Don Crescencio lleva 45 años trabajando como “afilador”. “Mi máquina tiene casi la misma edad de la que llevo en esto, es mi fiel compañera, mi gran amiga”, contó. Con este oficio de afilador salió adelante y mantuvo a su familia (11 hijos). Recordó cómo fueron sus inicios en esta profesión. “Un señor que vivía hacia mi casa trabajaba en esto. Yo iba y veía cómo hacía, me fijaba. De a poco aprendí muy bien”, contó. “Tengo mis clientes fieles que siempre me piden que afile sus cuchillos, tijeras, etc. Lo que gano alcanza para vivir”, añadió.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!