Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Miss contó cómo volvió de la muerte

VIO A SU ABUELA. Nos cuenta que estando en coma vio a su abuela, ya fallecida, quien le dijo que tenía que volver, y le dio dos indicaciones

DINA LOPPACHER

La Miss que volvió de la muerte

TRES MESES EN COMA. Dina Loppacher, quien fue candidata a Miss Universo Paraguay 2009, nos cuenta su historia muy cercana a la muerte. “De 10 casos que se registraron en el hospital, solo yo logré salir con vida”, dijo.

 

 

PAPÁ. Dina, con su papá, a quien le llegaron a decir que ya la iban a desconectar el respirador.
MODELO. Dina, antes de enfermarse, cuando era modelo.

Dina Loppacher fue candidata a Miss Universo Paraguay en el 2009. En aquel año logró el título de Miss Sonrisa. Después participó en otros concursos, como Miss Natural en Miami, en 2013. Luego se dedicó a trabajos relacionados al mundo de la belleza, instalando un spa en su ciudad, Luque. Pero, a la vez, seguía dedicándose al modelaje publicitario, trabajando con la agencia National Model. En un momento fue consumida por un pico de estrés lo que derivó en otros problemas más graves, la llevó al borde de la muerte. “Era estrés nomás, es lo que muchos dirían, pero, en realidad, el estrés conlleva a otros problemas más graves al punto de ir a parar en un hospital. Nadie sabía lo que yo tenía”, dijo. Dina contó que en medio de sus problemas derivados del estrés se operó de apendicitis, pero adquirió un virus intrahospitalario lo que la llevó a un estado de coma que duró tres meses. “Yo lo último que recuerdo es cuando una enfermera me dijo ‘caminá un poco’, cuando yo ya estaba todo pálida, sin fuerzas, mareada. Hasta ahí recuerdo, luego me dormí y desperté tres meses después”, comentó.

¡Prácticamente resucitaste!

– Sí, realmente reviví. El doctor dijo que me entró el virus Coxsackie, que entra y te trabaja sobre los órganos. Yo pasé dormida mis 28 años. Hoy tengo 30. Estuve tres meses en coma, prácticamente sin vida. Le dijeron a mi papá que se prepare que me van a desconectar. Mi hermano salió a decir que no, que digan qué hay que hacer, que si hay que conseguir dinero para seguir con el tratamiento que ellos van a ser lo que se pueda para seguir luchando.

¿Vos no sentías nada?

– Nada. Cuando me desperté tres meses después, fue un enero, para mí fue como que no pasó el tiempo. Yo estaba en un sanatorio, donde me habían operado. Después me trasladaron al Hospital de Luque. Me acuerdo de cada de uno de los enfermeros con quienes, después de despertarme, compartí como si fueran de mi familia. Me voy al hospital y siempre les veo. La gente me decía “yo entré a saludarte”, “te toqué la pierna, el brazo”.

¿Considerás como un milagro tu recuperación?

– Sí, mi recuperación es un caso aparte. Me dijeron que hubo 10 casos iguales a los míos en el hospital. Todos murieron, solo yo salí con vida. Salí con 22 kilos. Mi hermana me bañaba, me cuidaba, me tenía como bebé. En realidad toda mi familia. Pero antes de salir, ya después de recuperar la conciencia, estuve un buen tiempo en el hospital. Le mostraba mi tatuaje a la enfermera y le decía que tenía un hijo. Desperté con problemas de respiración, con agitación, temblaba. Recuerdo el día que mi hijo se fue junto a mí y no me reconoció, me dijo “tía”. “Yo soy tu mamá”, le dije. Hacía pasar el tiempo, trataba de recuperar los movimientos maquillando, les maquillaba y les hacía trenzas a las enfermeras. “Yo soy maquilladora”. les decía.

¿Ahora estás totalmente recuperada?

– Yo sigo con tratamiento, sigo medicada, pero estoy recuperada, trabajando nuevamente en lo que me gusta, que es maquillar, pintar las uñas que es mi especialidad. Mi preocupación era si iba a recuperar los movimientos, si iba a volver a hacer todo lo que hacía antes. Y lo estoy haciendo.

Los doctores advirtieron que podía quedar completamente bien, como también estaba la posibilidad de que esté recuperada en un 70% nada más. Pero hay secuelas.

¿Qué tipo de secuela?

– Quedé con miedo… Tenía miedo a todo. No quería que le toquen a mi hijo, tenía miedo de los alimentos. Yo sentía que me podía volver a entrar cualquier virus. Como me entró por la herida, pensaba que me podía entrar por la boca. La gente piensa que cuando uno consulta con el psiquiatra es porque está loco. Pero es algo necesario. La doctora Bordón, en ese momento, me dijo “tenés un estrés postraumático a consecuencia de la terapia”.

¿Recibís el apoyo de tus amistades, de la gente de tu ciudad?

– No me puedo quejar, el intendente me dio todo su apoyo incondicionalmente, mis amistades, la gente de mi ciudad. En Luque luego todos nos conocemos. Todos sabían lo que me pasaba, se supone que es por el cariño que uno se gana. Y el amor más grande que recibo es el de mi familia, gracias a ellos estoy aquí, porque no renunciaron a mí, porque creyeron que podía salvarme y me siguen motivando.

MODELAJE

¿El modelaje ya quedó en el pasado?

– Se cortó mi mundo de las pasarelas. Me gustaría volver, pero ahora estoy con problemas todavía de corticoides que me deja hinchada. Mi jefa de la agencia National Model me decía “vos recuperate y vas a volver”.

¿Ya estás llevando una vida normal otra vez?

– Trato. Me fui a bailar, gracias a la insistencia de mi amiga, mi asistente en el spa, la que me hace el aguante en todo. Pasaban los minutos y salía afuera. Ahí probé, voy a poder ir a moverme un poco, dije. No es como antes, pero puedo. Me encerré muchísimo porque tenía miedo a todo, pero estoy saliendo de eso. Pero aquí estoy, en mi spa, que es un espacio que siempre estuvo, ahora tenemos más demanda, nos dedicamos a trabajar con mujeres. Vamos a ampliar más. Maquillaje, uñas, manos, solucionamos todas las uñas rotas. Este trabajo me ayuda mucho a sentirme activa.

EXPERIENCIA DIVINA

“Tuve una experiencia que no voy a olvidar”

Se suele decir que quienes entraron en coma vivieron algún tipo de experiencia divina o sobrenatural.

– Siempre la gente dice que vio a Dios, a un Ángel, que vio un túnel, una luz… Yo tuve una experiencia que no voy a olvidar. Es la segunda vida que estoy viviendo y creo que la que me envió de vuelta es mi abuela. Yo vi a mi abuela Ñeca, vino junto a mí y en guaraní me dijo: “Vos te vas a quedar acá para cuidar bien de tu papá. Te vas a despertar porque tenés muchas cosas para hacer por tu ciudad”. Ella se fue al cielo, antes de lo que me pasó, en un mes de octubre, un año más tarde, en el mismo mes, se fue mi otra abuela. Ahí le vi a mi abuela en unas nubes, así, con esa carita divina, como cuando la vi por última vez.

¿Qué reflexión te deja eso?

– Que hay alguien que te va a recibir cuando te vas. En ese momento me iba a recibir mi abuela.

Si no le tenés a Dios en tu corazón, nada de lo que tenemos alrededor puede ser posible. La vida no es fácil, tenemos que tratar de ser mejores personas cada día. Cuando dormimos no sabemos si vamos a despertarnos otra vez. Te vas al hospital y no sabés si vas a volver.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!