Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

La carpintera con un “corazón” de madera

Desde que tenía más o menos 12 años que descubrió que su pasión era la misma que la de su padre.

Salir de la escuela y llegar al taller para empezar a ser la ayudante de su papá era la mejor actividad que podía tener Gladys Irrazábal (31) en aquellos días su infancia. Con solo mirar cómo hacía el trabajo su mentor ella aprendía los trucos de la profesión, la carpintería.

Con el paso del tiempo ya era toda una experta y hasta se convirtió en la mano derecha de su papá en el negocio, hasta que en el 2017, haciendo un trabajo perdió dos de dedos de la mano derecha en un accidente.

Lijando uno de los muebles que está a punto de finalizar.

“Mis dos dedos corté con la máquina. Mucho tiempo me quedé sin trabajar y al no poder hacer nada de esto empecé a hacer las promociones por las redes y recuerdo muy bien que había alzado una cuna, de ahí pillé que el trabajo estaba en las cosas para bebé”, contaba Gladys, mientras lijaba parte de un catre que tenía que ser entregado.

Mientras seguía su tarea y el viento hacía volar el polvo, ella contó que nunca antes trabajó en otra cosa, su pasión siempre estuvo entre las maderas y hasta resaltó que antes todo le consultaba a su papá, pero ahora es ella quien maneja el negocio sorprendiendo a los clientes, ya que ver a una mujer en ese rubro es algo realmente raro.

“La gente conoce de mi trabajo, pero se sorprende al verme acá, encima yo estoy en la parte de armar los muebles, yo hago el resto, otros se encargan de pintar y también de lijar, la parte de armar y hacer, ese es mi fuerte”, decía Gladys sin dejar de resaltar lo orgullosa que se siente por el trabajo que hace.

Lloró cuando le entregué para su cuna

Gladys, quien no perdía el tiempo en su lugar de trabajo, contó que hace pocos meses le había llevado un pedido de una cuna a una señora. Entre conversar con su cliente, la misma le había contado que perdió varios bebés y que luego de 19 años ella pudo concebir.

“Yo lloré cuando me contó eso, fue muy triste y emocionante a la vez. Más aun que era para un bebé muy esperado. Saber que mi trabajo le hace feliz y le roba sonrisas a otros es lo más reconfortante”, decía Gladys, quien agregó que siempre le regala a sus clientes algún presente como toallitas que ella misma lo hace.

MADRE. Gladys tiene dos hijas y ambas ya le dan alguna que otra manito en el trabajo. En especial la mayor que tiene 12 años.

SAN LORENZO. El taller de Gladys está en la Ciudad Universitaria, en el barrio Lote Guazú. Hasta los domingos trabaja para poder cumplir con los pedidos.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!