Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Marcelo Báez: “Hay mentalidad ganadora”

El pelotero también recordó algunos momentos de su carrera en otros clubes y una imperdible anécdota.

  • Por Juan Duarte

Experiencia ya tiene de sobra. De perfil bajo, como él mismo lo reconoce, Marcelo Báez (29 años) vive a full su actual estadía en Guaireña FC, que en su estreno en la Primera de nuestro fútbol ya demostró sus uñas de guitarrero, siendo un gran protagonista. El lateral izquierdo reconoció en charla con Crónica que la jerarquía de los muchos jugadores que llegaron al club este año, sumado a la garra y humildad que le meten los de la casa, están haciendo la diferencia en estas primeras 10 fechas.

“Nosotros acá en Guaireña la pasamos muy bien, aparte de eso, el club siempre cumplió con nosotros, no hay ni un jugador que se puede quejar de ellos. Ellos lo hacen y nosotros también cumplimos con ellos, consiguiendo los resultados”, le bajó de entrada.

Sin embargo, lo que más valora Báez son los objetivos del club y la mentalidad con la que afrontar esta primera experiencia en Primera. “Hay una mentalidad ganadora. Nosotros no pensamos en salvarnos, sino en clasificar a una copa internacional. Eso de no conformarse, de seguir creciendo es lo que motiva mucho, porque ya estuve en otros clubes, donde se celebraba estar en la media tabla, y no da gusto estar en el fondo de la tabla, dependiendo de otros partidos para salvarnos”, aseguró.

EN PRIMERA

Marcelo debutó en el 3 de Febrero, pasó luego por Luqueño, Libertad, Guaraní, Paraná y otra vez Luqueño, antes de llegar a Guaireña.

Báez besa el trofeo ganado con el Guma.

Susto, llanto y risas frente al estadio “Monumental” de River

Marcelo tenía solo 17 años cuando un representante lo llevó directo del Nanawa de CDE a River de la Argentina para una prueba. “Pasé la prueba, pero este empresario me dejó en bola porque querían negociar de club a club, y estuve como tres meses en casa de otro empresario. “Patito” Verdún (su actual compa en Guaireña) estaba conmigo y tomábamos siempre el mismo remix.

Resulta que una de esas veces yo salí y le esperé, pensando que estaba todavía, pasaron dos, tres horas y no aparecía, entonces me desesperé, porque yo no sabía ni el teléfono de la casa, ni la dirección donde vivía. Crucé frente al estadio de River y le pedí prestado el teléfono al señor que atendía un quiosco, pero ya no sabía ni qué hacer. Entonces me puse a llorar como vaca ahí. Cuando peor estaba, alzo la cabeza y le veo a “Patito” que estaba en el remix, esperándome. Demasiado mucho se río de mí y es un anécdota que hasta ahora se acuerda”, comentó entre risas.

El gran sueño que todavía no pudo cumplir

Marcelo comenzó a pelotear en Ciudad del Este, pero luego vino a nuestra capital de la mano de Sol y luego a Olimpia, donde estuvo entre la Reserva y el plantel de Primera varios años, aunque quedó la espinita de no haber podido debutar con la Franja (2011-2013). “Uno siempre sueña con jugar en la selección y también en los grandes. Jugué en Libertad, pero ojalá que pueda volver a tener la oportunidad ya sea en Olimpia o Cerro. En Olimpia más porque le estaría cumpliendo el sueño a mis padres, que son fanáticos de ese club. En mi caso, me daría igual estar en uno de ellos”, afirmó.

Durante una práctica de Olimpia, con el que no alcanzó a debutar en Primera.

Impresionado con la categoría de Orteman y el “pesado Demonio”

Marcelo ya supo ser campeón con Libertad y además enfrentar o compartir vestuario con varios peloteros de nivel, pero a la hora de dar nombres, citó a cuatro. “Sergio Orteman, por la forma que entrenaba en la Primera de Olimpia, él estaba como capitán y era notable cómo le hablaba y le llegaba a los jugadores, Julio Cáceres también tenía mucha jerarquía, o el mismo Antolín Alcaraz. Vos llegabas para entrenar y ellos ya estaban. Ahí te das cuenta del porqué son lo que son. Y de los delanteros, el más pesado de marcar es el “Demonio” Bareiro. Pica, salta y es rapidísimo”, aseguró.

“Escapadas” a Ciudad del Este y la posibilidad de ser técnico

En Guaireña es uno de los puntales del equipo, junto con otras buenas figuras.

Marcelo agradece los padres que tiene. “Ellos nunca me hicieron faltar nada, porque tienen hasta ahora un negocio de venta de materiales de construcción, donde yo también pude invertir un poquito. Mi papá fue el que se fue a buscarme cuando me dejaron de balde en Buenos Aires.

Siempre que puedo voy a ahí a visitarlos y a estar con los amigos, con los que juego al piquiboli en una canchita que tenemos. Ya más adelante seguramente me voy a poner a estudiar para ser técnico de fútbol”, concluyó.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!