Portada » Empresariales » Las mascotas y el verano
Empresariales

Las mascotas y el verano

CALOOOOR. Los jagua’i también sienten todo el calor en el verano.

Se viene el calorazo y al momento de encontrar refugio contra el “astro rey” muchas veces nos olvidamos de nuestras mascotas. Les dejamos a nuestros guáguis y míchis que se arreglen por ellos mismos, pensando que aguantan la temperatura mejor que nosotros. Sin embargo, según especialistas “los animales son igual de sensibles que los humanos al calor y a la deshidratación. Sin embargo, no tienen las mismas capacidades de sudoración, por lo que tienen más dificultades para regular su temperatura corporal”.

Es por eso es muy importante tener ciertas precauciones para cuidar a las mascotas en esta época del año. Un consejo por ejemplo es no salir a pasear con el perro durante las horas de más calor, eso es entre las 11 y las 4 de la tarde por ahí. Mejor hacerlo por la mañana temprano, o a la noche.

Hay que recortarle el pelo si es necesario, para refrescarles, en los casos de perros y gatos, pero no demasiado corto. Y también evitar darles de comer en las horas más calurosas, por lo menos si deben comer afuera bajo el sol, ya que esto les puede afectar. Ponerles agua fresca a su alcance todo el tiempo y refrescarles la cabeza y el cuello, si ves que están pasando mucho calor.

GOLPES DE CALOR

Si hay un golpe de calor es importante bajar rápidamente la temperatura corporal del animal poniéndole en un lugar fresco con agua al alcance y mojarle la cabeza.

PAÑOS HÚMEDOS

Otra técnica es colocar paños húmedos sobre su nariz, axilas, su panza o cualquier otro lugar donde no tenga pelo. También llenar un recipiente con agua y mete sus patas en él.

A las aves hay que ponerles bañeritas he’i

Todas las aves también se deshidratan, aunque parezca que sus pequeños cuerpos no van a sentir las altas temperaturas. Por eso, las aves mascotas tienen que tener siempre agua fresca a su alcance y, si hay varias aves juntas, es mejor poner varios bebederos para facilitarles el acceso al agua. Incluso, muchas aves agradecerían si les pones bañeritas para darse un chapuzón.

Comentarios

Twitter

Facebook

Testimonio de Vida