Portada » Temas del día » A sus 91 años recorre a pie ciudades enteras
Temas del día

A sus 91 años recorre a pie ciudades enteras

LABOR. Don Juan ofreciendo sus productos en plena calle.
  • UN CAPO. Don Juan Villalba tiene una vitalidad que no tiene nada que envidiarle a ningún joven. Camina kilómetros y kilómetros ofreciendo sus productos

Sus ojos claros se abren a las 5 de la mañana, ni un minuto antes. Ya está al pie del cañón y se prepara para un día más. Desayuna un vaso de leche puroité, lo que para él significa como la espinaca a Popeye. Minutos después piensa el rumbo que le tocará caminar en todo el día, toma sus bolsas y sale a batallar.

Él es don Juan Villalba, de 91 años, quien recorre a pie diferentes ciudades vendiendo delantales a 12 mil’i. No importa el fuerte sol o la lluvia, ni mucho menos su edad, don Juan batalla solo con gran esfuerzo y mística y con su actitud le da una “bofetada” a varios jóvenes haraganes que no quieren laburar.

“Lo que hago habla de mí. Trabajar es mi medicina, me hace bien”, dijo el abuelito mientras camina por las calles de San Lorenzo, ofreciendo su producto.

“Si no trabajo no sé qué será de mi”, he’i el abuelito.

“Soy de Paso Hû, Piribebuy, pero recorro varias ciudades para vender. Estoy por Caraguatay, otras veces por Barrero, San Lorenzo, en fin, en diferentes ciudades. A veces me canso mucho y paro, pero luego pienso y digo que debo seguir”, he’i. Don Juan comentó que desde los 6 años ya sabe lo que es ganarse el pan de cada día. Tiene 4 hijos todos mayores que le dan todo y que muchas veces le piden que ya no salga a trabajar, pero don Juan les contesta:

“Si no trabajo no sé qué será de mí. Quedarme en casa chemoratãmba (me pone todo duro). Esto me da vida”, agregó. El abuelito se maneja solo por las calles, camina kilómetros y kilómetros, incluso sube a los micros a ofrecer su producto.

Don Juan dejó un consejo a los jóvenes. “Les digo a los jóvenes que trabajen y luchen por sus sueños, y que se alejen de los malos pasos. Con trabajo conseguirán todo”, finalizó.

SONRIENTE. El abuelito en una parada de micro a la espera de uno para subir y ofrecer sus productos.

El secreto de su vitalidad

Don Juan perdió a su esposa hace unos años y confiesa que la extraña mucho. Pero él no se rinde. Hace todo en su casa: lava su ropa, plancha, cocina, etc. A la consulta de cuál es su secreto para mantenerse con tanta vitalidad, dijo “llevar una vida sana, ndaipóri otra solución. Alimentarse bien y caminar. Anteriormente todo luego era sano, ahora eso cambió mucho. Además, nunca tuve vicios, ndapitái ha ndamokõi”, he’i.

Estafadores le jodieron anga

Don Juan se sacrifica todos los días para ganar el sustento diario, pero una vez recordó que fue víctima de unos desalmados que se aprovecharon de su inocencia y se quedaron con toda su plata anga. “Me llamaron y se hicieron pasar por policías y me dijeron que uno de mis hijos cometió un accidente de tránsito, que está preso y que para que su situación no se complique debía girar plata. “580 mil guaraníes me sacaron, había sido era mentira” dijo muy triste el abuelito. “Ni se me pasó por la cabeza que iban a ser delincuentes estafadores”, dijo.

Comentarios

Portadas del día

Twitter

Facebook