Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

“Mingo” Salcedo: “Yo ya me estaba retirando del fútbol en diciembre”

DURA LESIÓN. José Domingo Salcedo tuvo una dura lesión, luchó por recuperarse dos años. Ahora está jugando con Sol de América como en sus mejores tiempos.

– Fuiste protagonista en estos días por volver a jugar con Sol los 90 minutos, después de tu grave lesión, ¿qué sentís?

Fueron dos años durísimos. El último partido que jugué fue en la segunda fecha en Apertura del 2016 con Libertad. Después fueron dos años de lesiones. Me entró una bacteria en la rodilla y se complicó un poco. Ahora estoy jugando y reinventándome otra vez. Lo más lindo es que gente de todos los clubes me felicita. Aparte, ya estoy grande, ya tengo 34 años…

¿Ten entró la incertidumbre de “Dejo o no dejo el fútbol”?

Si me hablabas en octubre del año pasado, yo ya me estaba retirando en diciembre, en el último partido en la “Olla” contra Cerro. Hablé con Miguel Figueredo (presi de Sol), para trabajar en el 2018 desde otra posición. De un día para otro los dolores se fueron, empecé a entrenar, me puse a la par de mis compañeros. El técnico me habló, me dijo que me veía bien y que quería que juegue en su equipo. Hablé con el presidente, le dije que me iba a preparar. Hice 100% la pretemporada, pasé, empecé a jugar y ya jugué dos partidos de titular.

¿Y cómo te sentís físicamente ahora?

Físicamente bien, hace rato que no me sentía tan bien. Con dolores, pero estoy bien. Tengo un cuidado especial con las piernas, tengo que hacerme masajes, realizo ejercicios especiales, trabajo en gimnasio…

ESPOSA. “Mingo” con su esposa Raquel.

¿Te queda algún miedo instintivo?

La verdad que en ese sentido, no, porque ya tengo experiencia. Tengo 8 cirugías de rodilla. Las veces que me rompí fueron solo, cayéndome mal o pisando mal, no por haber ido a trabar.

¿Hasta qué edad pensás jugar?

Estoy en una etapa en que voy año a año. En principio era cómo terminaba el 2017, pero terminé bien, y ahora es cómo termino el 2018. Vamos ya etapa por etapa. Si veo que hay chicos que me pasan por encima, yo voy a decir hasta acá llego. Mientras eso no ocurra vamos a pelear todavía.

Está el que decide retirarse en buen momento, hay otros que se resisten y siguen jugando en Intermedia o hasta en clubes de barrios, ¿qué pensás de eso?

Yo no comparto eso, para mí al menos. Ya estando en Primera me cuesta mucho. No me iría a Intermedia, donde las canchas no son como las de Primera. Por mi cabeza no pasa eso. Con los amigos, sí, seguro vamos a jugar algunos partiditos.

Hablando de amigos, ¿solés jugar con ellos cuando estás libre?

A fin de año entro en algún partido, pero me quedo en el arco.

LO QUE LE DIO Y LE SACÓ

RECUPERADO. El jugador está totalmente recuperado.

¿Qué te dio el fútbol?

El fútbol me dio mucho, me hizo tener muchos conocidos y varios hermanos. Económicamente, gracias al fútbol tengo todo lo que tengo. Es una etapa de mi carrera. Desde los 18 años yo me proyectaba para hasta los 35 a 36 años. Y ahora ya vengo preparándome para el retiro. Me dio muchas cosas, pero no todo. El fútbol también te saca.

¿Qué te saca?

Mientras los demás están descansando, nosotros estamos trabajando. Cuando sos joven, allá por los 19, 20, 22 años, a las 11 de la noche tus amigos están saliendo, a esa hora vos, futbolista, estás encerrado. Mirás los álbumes familiares y en los acontecimientos importantes no estás.

Vos llevaste una vida muy tranquila…

Sí, me dediqué de lleno a mi carrera deportiva, nunca estuve en un problema afuera.

Sos un jugador de carácter fuerte, es lo que se ve en la cancha, pero te ganaste el respeto y el aprecio de la gente sin distinción de camiseta…

Cuando estaba en Cerro, cuando había clásico, de los programas deportivos no me llamaban luego porque seguramente no era de los jugadores a quienes podían estirar la lengua. Yo no entraba en ese juego. Eso hace también que la gente se me acerque me me diga: “Yo soy de Guaraní, de Olimpia, pero igual te respeto”.

DESPUÉS DEL FÚTBOL

Para cuando dejes el fútbol, ¿ya tenés tus inversiones?

Tengo mis inversiones, mis cosas personales. Ahora iniciamos un emprendimiento con mi señora (tienda de ropas). Y estoy estudiando para director técnico. Voy a estar ligado siempre al fútbol, esa es mi meta. Si no puedo dirigir, capaz que entre en coordinación…

¿No te ves como empresario de futbolistas?

No me veo como empresario de jugadores. Me ofrecieron, pero no me gusta.

Tenés carácter de líder, eso te ayuda para ser DT.

Me dicen que tengo el perfil de entrenador. Tengo mi cuerpo técnico. Solemos hablar. Estamos preparados. Tengo un equipo, nos solemos juntar, siempre estamos. Cuando llegue el momento, creo que me voy a lanzar para entrenador.

¿Tenés un sueño como DT?

Mi idea es dirigir la selección. Yo sé que un día voy a llegar a eso.

CON SA-SA, UNA CONEXIÓN MUY FUERTE

Con Santiago ustedes se muestran siempre muy unidos, ¿es muy fuerte el lazo entre ustedes?

Con Sa-Sa la conexión es muy fuerte. Cuando jugábamos en Cerro dormíamos en la misma cama. Hay hermanos que no se hablan, nosotros tenemos una relación muy cercana. También la crianza que nos dieron mamá y papá nos hicieron crecer con valores, queriéndonos por sobre todo.

¿Qué sentís cuando le enfrentás en la cancha?

Se complica un poco. Cuando hacíamos fútbol, en Libertad, él estaba en el equipo titular y yo le enfrentaba, al momento de sacarle la pelota, no era fácil. Pero en partidos oficiales cada uno estira por su lado, cada uno quiere ganar. Una vez que entrás en la cancha no existe hermano.

CONSEJERO

¿Es cierto que sos el consejero de los jugadores?

Me gusta dar consejos. Me piden luego. Se acercan a mí. “Te digo una cosa, pero tenés que hacerlo. Todos somos distintos. Cuando sos joven, de repente te gusta salir, divertirte… Pero si querés mantenerte y crecer, tenés que hacer renunciamientos, tenés que cuidarte”. Estos consejos les doy. Les hablo mucho.

¿La fama marea?

La televisión y lo que puedas ganar te pueden marear. Ese es un obstáculo que los jugadores tienen que superar.

SUS CLUBES

¿Se puede decir que Libertad y Cerro son los clubes que están en tu corazón?

Sol de América también… Y, por supuesto, Libertad y Cerro Porteño, que siempre van a ocupar un lugar importante en mi vida. Libertad por papá. El sueño de él era que uno de los dos hermanos juguemos en Libertad. “Antes de que me muera quiero ver a uno de ustedes con la camiseta de Libertad”, nos decía. Por lo menos a uno de los dos, porque juntos iba a ser difícil. Pero se dio. Una vez Sa-Sa me llamó y me dijo: “Quieren que nos vayamos a Libertad”. ¿Vos?, le pregunté. Los dos, me dijo. Yo no podía creer. Estábamos en Sol. Hablamos con Miguel (Figueredo, presi de Sol), nos entendió y nos dejó ir. Yo terminaba mi vínculo con Sol en el 2015, estaba para renovar y Sa-Sa tenía para un año más. Después yo volví y Sa-Sa no.

Y salieron campeón con Libertad, ¿te hizo llorar por tu papá?

Sí, a mí me daba piel de gallina ver a papá en las gradas, con su sueño hecho realidad. Claro que lloré. Y detrás del sueño de papá, eso también era un sueño nuestro. Bueno, y te decía Cerro también, porque desde los 11 años estuve ahí, y ocupa un lugar muy importante en mi vida.

PREFIERE UN HIJO DOCTOR

No quiero que mi hijo sea futbolista”

¿Te gustaría que tu hijo siga tus pasos?

Mi hijo tiene 6 años y mi hija 9 años. Ella es más deportista. Él está todavía con los cochecitos. Pero yo no quiero que mi hijo sea futbolista. Se sufre mucho, hay muchas injusticias también en el fútbol. Y no todos llegan a tener ingresos importantes tampoco. Prefiero que mi hijo sea doctor, un profesional, que estudie. Mi hija juega al fútbol. A ella le decía: “Vos no tenés que jugar a la pelota”. Un día fui al colegio, le dejé el almuerzo y me quedé a esperar el receso. Y le vi jugando con tanta pasión, atropella todo. “¿Jugaste? , le pregunté. “Sí, jugué”, me dijo, con un poco de miedo. “Si te gusta, jugá”, le dije. Desde esa vez, siempre juega, lleva su pelota, le gusta.

PRIMEROS INGRESOS

Recuperaron un terreno

La mayoría de los jugadores vienen de familias que económicamente tienen sus necesidades, ¿te acordás de esa etapa, de los primeros sueldos?

Lo que uno siempre busca es el bienestar de la familia. Recuerdo que llegamos a vender un pedazo del terreno de mamá para poder aguantar todas las deudas que había. Nosotros íbamos creciendo. Le vendimos a un primo. Después, allá por el 2001, mi hermano se iba a ir a Turquía. Yo no quería que se vaya, pero él me dice: “Mingo, me tengo que ir. Mirá nuestra casa”. Habíamos remodelado la casa, hicimos la losa, pero no podíamos terminar, porque no nos alcanzaba la plata. Pero se fue y con la plata que ganó pudo recuperar el terreno y mejorar la casa.

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!