Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

Vida de un “luisón”: “Era ahijado del presidente y nunca pagué pasaje en el micro”

  • TRADICIÓN. El karai de 61 años es el séptimo hijo varón de una familia. “Ojalá que vuelva esa tradición y que ya no se pierda más”, dijo

Al hombre se lo ve caminando kilómetros y kilómetros, ofreciendo sus productos en cada hogar. De pronto se detiene, se seca la gota de sudor que se desliza por su rostro, se acerca al móvil de Crónica y comenta: “La semana pasada leí la nota de la familia que quiere que Marito sea el padrino de su séptimo hijo. Ojalá que vuelva esa tradición y que ya no se pierda más”.

Y tiene un porqué. Entrando rápidamente en confianza, cuenta que “yo soy el séptimo hijo varón de mi familia y fui ahijado de la Presidencia y tuve momentos inolvidables con eso”.

Acto seguido, extrajo de uno de los bolsillos de su pantalón un carné que comprobaba lo que decía. “Hasta ahora tengo mi carné, porque esto significa mucho para mí”, agregó don Osvaldo Aguilera, de 61 años, quien ya estaba sentado en la vereda, cómodo y con ganas de contar más profundamente su historia.

DOCUMENTO. El carné que demuestra que el don fue ahijado de la Presidencia.

De niño, en la escuela, me decían ‘Luisón’, esto y aquello. Che apukánte, me causaba gracia todo. Siempre me decían eso, pero nunca ndoikói mba’eve. Cuando era joven les decía a mis amigos que a la medianoche me iba a convertir y odisparapa hikuái”, contó entre risas.

En la época en que don Osvaldo llegó al mundo, existía la tradición de que todo varón que llegara en séptimo lugar era apadrinado por el presidente de la República, en ese entonces Alfredo Stroessner.

Acá está mi carné. Tuve un sueldo de 200 guaraníes hasta los 18 años. Me convertí en ahijado del Presidente y nunca pagué pasaje y hasta podía llevar siete personas conmigo”, agregó. “Éramos muy humildes, lo seguimos siendo, y en aquella época nos ayudaba muchísimo todo eso”, finalizó.

JUNTOS. El karai al lado de su señora esposa.

El Presidente le dio una casilla

Don Osvaldo está casado con doña Feliciana, y vive en Ciudad del Este. Todas las mañanas recorre y ofrece sus productos. “Lastimosamente, cuando era joven no pude estudiar porque tuvimos que salir a trabajar para cuidar de mi madre enferma”, contó.

“Recuerdo que cuando cumplí 18 años, el Presidente me regaló para mi casilla para vender cosas. Como éramos muy humildes, lo tuve que vender por 600 mil guaraníes”, dijo y agregó: “Con esa plata compré mercadería y salí a vender por las calles. Hasta el día de hoy me dedico a eso. No pude estudiar y hoy salgo a lucharla como sea”, comentó. “Ojalá esa tradición vuelva, lo necesitamos, yo lo necesito ahora”, finalizó.

Pedido

Don Osvaldo comentó que tanto él como su señora se encuentran con problemas de salud por lo que pide ayuda para un cobro por la tercera edad.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!