Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

Tacumbú City: “Uno nunca puede saber si volverá con vida a su casa”

  • SECRETO. Solo los que están adentro saben quiénes forman este grupo que ya es toda una leyenda he’i

La cárceles de nuestro país son todo un reto diario, tanto para los reclusos como también para los guardiacárceles, quienes deben lidiar con toda clase de criminales, en ese infierno enclaustrado entre cuatro muros. De hecho, la gran mayoría no va a dudar ni un segundo en cortar el cuello a quien sea. Así nos hace saber de entrada nomás “Pedro Fernández”, quien por razones de seguridad se identifica con este nombre ficticio en la nota, para que no haya represalias en su contra.

“Uno nunca puede saber si volverá con vida a su casa, porque un motín penitenciario puede ocurrir a cualquier hora, en cualquier momento. Tratar de mantener el orden dentro de ese infierno no es sencillo. Aquel que está condenado muchas veces ya no tiene nada que perder y asesinarte para ellos es como limpiarse la nariz” cuenta Pedro, describiendo con frialdad la crueldad de ese mundo aparte que se vive tras las rejas, donde vivir o morir muchas veces es solo cuestión de suerte.

Lleva varios años trabajando en el lugar. Entre los “aislados”, la información vuela demasiado rápido, “con decirte que si un interno va a ser derivado desde otra cárcel del país a Tacumbú o en La Esperanza, antes de que salga a la calle aquí ya se enteran y saben porqué caso está preso. Aunque muchos quieren ocultar que caen por violación, no te salvas del comité de bienvenida”.

El secreto a voces es confirmado desde adentro, pero nadie puede decir nada. Si no, sabe el futuro que le espera. “Tarde o temprano ellos te van a agarrar, en algún momento el dinero que compra protección se acaba y ahí ya es otra la historia, pero ya se conoce el final” asegura Pedro.

Los abusadores de menores son los más repudiados, los que cometen ese crimen no se van a salvar de ese comité. El mismo que forma parte de este infierno enclaustrado entre cuatro muros.

DIFÍCIL. No es nada sencillo el sobrevivir en este sitio.

Marcos “Urundey” es toda una leyenda

Según relató Pedro, uno de los reclusos que marcó época era un tal Marcos, que tenía como apodo “Urundey”, y era uno de los más respetados y temidos, aunque hoy solo es una leyenda recordada por los presos más antiguos que llegaron a conocerlo. Según el guardiacárcel, este reo ya falleció hace cuestión de diez años aproximadamente.

“Era uno de los que se encargaban de arremeter contra los depravados sexuales, era un tipo alto de pies y manos grandes. De pocas palabras. Era famoso por el gran tamaño de su genital. Después de que murió otros internos fueron ocupando su lugar, aunque muchos quieran desmentir de que eso no sucede en las cárceles, es una gran verdad” he’i.

Lo que no se cobra en la cárcel se termina pagando en la calle

Una ley que se maneja entre los reclusos es que lo que no se pudo arreglar entre los muros se termina “pagando” más allá de ellos. “Debés saber lidiar con los reos. Si sos muy intratable te ganas rápidamente enemigos, y ellos nunca te van a olvidar y en algún momento te la van a cobrar, adentro o en libertad. Y eso solo lo sabrás el día en que te encuentres cara a cara. Ya hubo compañeros muertos” finalizó Pedro.

POCOS GUARDIAS

Los jueces nos llenan las cárceles con personas que no tienen condena y pasan años así, en Tacumbú es 1 guardia para 500 reclusos, en la Esperanza es 1 guardia para 80 reos es una locura.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!