Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

PREJUICIOS QUE DAÑAN: “A una expresa le cuesta mucho encontrar el amor”

  • DOLOR. Los dichos hacia ella por ser una expresidiaria le “trabaron” una relación y eso le hizo sufrir mucho

Delia (37) estuvo presa desde el 2013 hasta el 2016. Durante los tres años que pasó encarcelada en el Correccional de Mujeres del Buen Pastor, la joven mujer imaginó que el día de su liberación sería el más feliz de su vida. Y sin duda lo fue.

Comenzó a trabajar, ayudando a las demás reclusas, como así también a brindarse de lleno a su pequeña hija. Pero hay una área en su vida que hasta ahora encuentra obstáculos: en el amor. Los prejuicios, los estigmas hacia ella por ser una expresidiaria le “trabaron” una relación y eso le hizo sufrir mucho.

Estando en la cárcel, Delia conoció a un hombre a través de Facebook, y unos meses después de haber salido en libertad, decidieron unir sus vidas Pero el matrimonio duró tan solo 3 meses. “Los prejuicios, los estigmas hacia mi por ser expresidiaria llevaron a que la relación no funcione”, comentó. “A una expresa le cuesta mucho encontrar el verdadero amor, lastimosamente, y es por eso, por los prejuicios. Eso es algo con que hay que luchar”, dijo.

“Los que más tiran piedras son la propia familia. Y más todavía la familia de la pareja. Esa situación me llevó a tomar la decisión de separarme”, agregó. “Una trata de salir adelante, pero si no encuentra ese valor, ese apoyo es mejor apartarse y seguir adelante. O sino uno se estanca de vuelta”, agregó. “Además, cuesta comenzar una relación sentimental y más todavía a nosotras (expresa) porque la vida nos golpeó y muchas veces no queremos pasar mal nuevamente”, dijo.

Ahora trabaja en la cárcel de Cnel. Oviedo

CAPETA. La mujer trabaja con las reclusas en la cárcel de Coronel Oviedo.

“Están siempre las murmuraciones: ‘Pea ko presakue voi’ o ‘vos estuviste en la cárcel, qué lo que me vas a decir’. Hay muchas cosas de esas que dañan y mucho”, agregó.

Pero pese a que en el amor no le va tan bien, Delia tiene un motivo para salir a luchar día a día: su hija de seis añitos. “Ella es todo para mí”, contó. Delia actualmente está trabajando con el Ministerio de Justicia en la cárcel para mujeres de Coronel Oviedo. “Estoy como coordinadora de reinserción social. Coordinamos trabajos con las internas. Trató de animarlas y decirles que sí hay una vida después de la penitenciaría y que la reinserción existe”, finalizó.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!