Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

El partero que trajo al mundo a sus 6 hijos

  • EN SUS MANOS. “En mis manos estaban las dos vidas, la de mi señora y a la vez paciente, y la del hijo que venía en cada parto”, relató don Augusto al recordar

CANINDEYÚ. Ser partero es una tarea que conlleva una responsabilidad enorme. En manos del obstetra están las dos vidas: la de la madre y la del hijo. La tensión es mucho más grande cuando la parturienta es un familiar y este es el caso de don Augusto Valiente (56), quien tuvo de paciente al amor de su vida, su lapa Blanca. Así, en 22 años trajo al mundo a sus seis hijos, ¡sanos y salvos! Uno de ellos nació en un hospital, pero los 5 siguientes nacieron en la casa.

“No fue fácil, fue una doble recompensa. Una gestación que es tuya, le recibís primero como papá y luego como profesional. En mis manos estaban las dos vidas, la de mi señora y a la vez paciente y la del hijo que venía en cada parto”, relató. “El primero nació en un hospital porque tuvo que nacer mi hijo por cesárea. Yo participé y tuve la dicha de recibirle a mi hijo. Los demás nacieron en mi casa por parto normal”, recordó.

Comentó que eran otros tiempos, el distrito no tenía centros de salud cerca como ahora y cuando el bebé quería venir no había tiempo, había que ayudarlo a nacer. “Una anécdota que no voy a olvidar jamás es la que viví en uno de los partos de mi señora. Hubo una retención de placenta (después de que nace el bebé el cuerpo debe expulsar la placenta por completo y si esto no pasa ocurre la retención). En estos casos hay peligro de hemorragia. Tuve que llevarle rápidamente al hospital a mi señora. Allí todo salió bien”, he’i.

Augusto reconoció que una de las satisfacciones más grandes que tiene es ver cómo sus hijos crecen sanos y salvos. Ahora el mayor tiene 22 y la menor 12. Sus hijos son: Javier Augusto (22), Sergio David (20), Brígida Silvestre (19), Agustina Beatriz (18), Gustavo Rafael (15) y Dalia Diana (12).

FAMILIA. Aquí don Augusto está con algunos de sus retoñitos. (FOTO GENTILEZA).

Trajo al mundo a más de 100 bebés, muchos partos en casa

Augusto en su larga trayectoria como partero hizo nacer a más de 100 bebés, según sus cálculos. Hace 24 años el lugar prácticamente estaba aislado y la gente no contaba con acceso a hospitales, ya que estaban todos muy lejos. Allí prácticamente todos los bebés de la colonia Yhovy de Canindeyú nacieron con él por partos domiciliarios.

“Yo debía ir como sea a asistir los partos, incluso iba en motocicleta o en cachapé (similar a la carreta, pero más pequeña). A veces me cruzo con aquellos a quienes hice nacer, veo que están grandes y eso para mí es muy satisfactorio”, dijo.

Hace tiempo ya que don Augusto se desempeña como obstetra en una unidad de Salud Familiar de Yhovy. Allí reciben todo tipo de casos, comentó. “Ahora la gente está tomando también más conciencia sobre el control prenatal”, finalizó.

EMOCIONANTE. La emoción fue doble al intervenir en el parto de su doña. (ILUSTRACIÓN).

Sudó la gota gorda

De familia humilde, don Augusto sudó la gota gorda en su época de estudiante para poder recibirse. Se sacrificó bastante.

Apoyo emocional

El obstetra además hace de psicólogo, ya que a la hora de dar a luz la mujer recibe apoyo emocional. Se está instalando de a poco.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!