Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Me obligó a que deje de trabajar porque el patrón me miraba mucho”

  • HACE AÑOS que están casados, pero desde que él perdió un trabajo se metió a beber sin parar y empieza el calvario de ella. Quiere dejarlo, pero su miedo la bloquea

Hola, estoy entre la espada y la pared. Hace 17 años que me casé, tenemos 3 hijos juntos, y dos que no son de él. El problema es que mi marido toma mucho y me maltrata en palabras, me dice cosas como que yo tengo más de un “chongo”, que me metí con todos los hombres habidos y por haber por dinero… y ya no aguanto más.

Le digo que le quiero dejar y me amenaza que si me voy, él me va a separar de mis hijos, y yo no quiero perderlos, sobre todo los más pequeños que más me necesitan. Además, no tengo trabajo, prácticamente no sé hacer nada, él nunca me permitió estudiar, o salir de mi casa sola, siempre me dediqué enteramente a la familia.

Ni un día podemos pasar juntos sin pelear, estamos bien siempre cuando no toma, si agarra un vaso ya empieza a cambiar conmigo.

Empieza la tortura psicológica, se acuerda de todo mi pasado, de lo que no me perdona, o si lo ofendí en algún momento, pareciera que tiene todo anotado y cuando toma saca para recordármelo.

Lo que no me perdona es que tenga hijos que no son de él, pero eso es lo que no entiendo, desde el principio sabía de mi condición de mamá soltera, mi primera pareja me abandonó y prácticamente me dejó en la calle. En ese tiempo, yo por la desesperación me metí a trabajar de niñera en una casa, donde este mi marido me conoció, porque él también trabajaba ahí como chofer.

Cuando eso estábamos bien, los dos trabajábamos sin retiro y los fines de semana salíamos. Mis hijos se quedaban con mi mamá, y cuando me iba a casar ella se ofreció a criarlos, pero yo no quise. Me casé y los traje a vivir conmigo, eso es lo que no me perdona. Luego de casarnos, él me obligó a que deje de trabajar, supuestamente porque el patrón me miraba mucho, pero la verdad era que me celaba de cualquier tipo. Vivimos mucho tiempo bien hasta que hace unos años a él lo sacaron del trabajo, no sé bien cuál fue el problema que tuvo y lo obligaron a renunciar. Eso lo deprimió bastante, le costó encontrar otro trabajo hasta que se metió de taxista, gracias a un compadre mío, del que por cierto, también cela.

En fin, él tiene plata, pero gasta más en bebidas que en la casa y yo muchas veces me vi en figurillas porque no tengo para el pan ni la leche, solo cocido negro alcanzamos a cenar. Después de eso, cuando él no está yo me voy a limpiar las casas de mis vecinas, algunas me pagan con comida, otras un 15, 20 mil guaraníes con lo que ya me manejo. Y eso parece lo que le molesta tanto a mi marido, él no sabe que me voy a limpiar los baños ajenos para tener dinero, creo que me pega si sabe, pero le molesta que yo no le pida, se imagina que otro me da. Ya no aguanto más, qué puedo hacer?

MERCEDES, DE ASUNCIÓN, 42 AÑOS

RESPUESTA: Aguantar por años una relación bajo el telón del miedo no es la mejor opción, la vida es única y preciosa, pensá en tu bienestar y en la de tus hijos. No sigas amenazada y al final no haces nada, actúa. Es hora de salirte del círculo de violencia en el que te encuentras girando y girando, hay alternativas, solo tenés que decidirte.

Con una pareja que está bajo la influencia de los vicios siempre se sufre, al alcohólico le cuesta aceptar que está enfermo o que necesita ayuda, sería bueno que recurras a grupos de apoyo o alcohólicos anónimos, ellos sabrán darte una orientación más específica para ayudarlo. Pero cuando hay otras señales de violencia, celos enfermizos tenés que parar el carro, poner límites y pensar que vales mucho y mereces estar bien, que te traten bien siempre como persona. Cultivar amistades, tener gente de confianza con quien puedas abrirte, desahogarte e incluso pedir un consejo.

Exprésate de forma positiva sobre vos, tratá de borrar las expresiones ofensivas, trabaja en algo que te guste, disfrutar con lo que haces. Cuesta decidir, pero cuando uno tiene la convicción de que algo mejor se viene, debemos contribuir con actitud y seguir los pasos que corresponden. Cuando alguien te maltrata en palabras, tenés más presente que eres una persona valiosa, que merece ser ¡feliz!, y si la persona que está a tu lado no lo sabe apreciar, vos tenés que hacerlo notar.

Nada es imposible, proponete a salir adelante, retomá los estudios, trabajar, descubrir tu potencial creativo, cumplir sueños. Puedes enviar tu historia de amor o desamor por mensajes de Whatsapp al (0983) 910-842 o al correo aliviocorazon@gmail.com para ser publicada.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!