Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

El jugador que “pinta” su sueño en Estados Unidos

  • OBJETIVO. Diego Resquín se esmera y la pelea día a día en busca de su sueño

“Well ‘Paragua’, you do it very well. Congratulations (bien ‘Paragua’, lo hacés muy bien, felicitaciones)”, es la frase que se escucha en lo alto de un edificio en Miami, Estados Unidos. Los elogios van dirigidos a Diego Eduardo Resquín (28), un compatriota que –hace dos años– triunfa como jugador de fútbol yanqui en el club Miami United FC, de la tercera división.

El hombre es de esos que llevan en la “sangre” el sacrificio, y las ganas de salir adelante. Es por eso que Diego, a la par de sus actividades de pelotero, labura como pintor de casas y edificios. “Me va bastante bien, lo hago desde que estoy aquí. Dios me saca adelante, con Él todo lo puedo”, comentó a Crónica.

“Me despierto a las 5 de la mañana y a las 6:30 me encuentro con mis compañeros en nuestro punto de partida. Soy el encargado de tener todo listo. A las 7 ya estamos partiendo a trabajar”, contó y agregó: “De aquí me voy directo a los entrenamientos, y así. Cuando estamos en temporada llego a casa a las 10 de la noche aproximadamente. A mí me encanta”, explicó.

El pelotero-pintor confesó que, al principio, no sabía nada de pintura, pero con el correr del tiempo se volvió un capo en su labor. “Al principio no sabía nada (risas). Me costó, de hecho me sigue costando, pero mis jefes y mis compañeros me ayudan muchísimo. Agradezco a la familia Roldán que son los que me están dando el trabajo”, dijo.

PARA LOS JÓVENES

“Con lo que estoy haciendo, quiero demostrar a los jóvenes que hay que luchar por los sueños. Hay que superar las adversidades. Yo lo intento y sé que lo lograré y cumpliré mis metas”, dijo Diego.

JUGANDO. Aquí, en su faceta de pelotero.

TODOS LE LLAMAN “PARAGUA”

A Diego todos lo llaman “Paragua” en Estados Unidos. “Así me apodaron (risas). La verdad que yo nací en Queens, Nueva York, cuento con documento norteamericano. Mi mamá –que es paraguaya– estaba por aquí cuando vine al mundo. Pero cuando tenía tres meses de vida fuimos a Paraguay. Es decir, soy paraguayo”, dijo. “Y hace 2 años me tocó de vuelta volver a Estados Unidos”, agregó. “Mi mamá (doña Mani Resquín) es el pilar de mi vida. Estoy aquí luchando por ella también. Tiene 63 años y está a punto de recibirse de abogada. Desde acá le ayudo en todo lo que pueda para su carrera y demás cosas. La amo y la extraño”, agregó Diego. “También quiero agradecer al doctor Rodney Cuevas, quien fue el que pagó el pasaje para que yo venga a los Estados Unidos”, finalizó.

EL MOTIVO PARA LUCHAR Y NO BAJAR LOS BRAZOS: SUS HIJOS

SALUDO. El joven en lo alto de un edificio que pintaron.

En la cancha, Diego es un recio zaguero central y todos hablan mil maravillas de su juego. El joven es oriundo de Tablada Nueva, Asunción, y contó que dejar a su familia para ir a probar suerte en el país de Trump fue algo que le costó, pero “Estoy aquí para triunfar. El fútbol me apasiona. Mi sueño es llegar a la Mayor League Soccer (MLS), y sé que lo lograré”, dijo. Diego no oculta la añoranza hacia sus seres queridos y derrama unas lágrimas al recordarlos. Pero asegura que tiene un motivo para luchar y no bajar los brazos: sus hijos Esther (3 años) y Diego Junior (1 año y 3 meses). A Diego todavía no tuve la oportunidad de verlo en persona porque me enteré que estaba en camino al mundo cuando ya estaba por aquí. Ellos son el motor que me impulsan a seguir en la lucha”, dijo.

OTROS CLUBES

“Paragua” jugó en nuestro país en filas de Rubio Ñu, Sol de América, Sol del Este, Martín Ledesma, Recoleta, Deportivo Liberación y la selección de Encarnación.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!