970 AM
En vivo
970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

“Luché mucho por nuestra relación porque él vivía siempre a su manera”

  • Licenciada Rocío Paredes
  • Psicóloga Clínica

Pasé muy sola el Día de los Enamorados. Hace 21 años que enviudé, hace poco terminé una relación seria que duró un año. No tengo suerte en el amor, tengo 53 años y creo que mi defecto es ser muy seria y sincera.

Los primeros tiempos fue todo muy bello entre nosotros, hasta hace un tiempo, yo luché mucho, porque él vivía a su manera, también tuve que enfrentar a mis hijos para hacerle llegar por mí.

Me enamoré y como no conseguí llevarlo a casa me iba yo a la suya, en una casa donde trabaja como cuidador. Ahí a veces venían los dueños y aguantaba de todo cuando tomaban, yo soy muy arreglada y delicada en todos los sentidos.

Después ya no me gustaban la farra, el desorden y la suciedad que dejaban, le decía eso pero él me respondía que era “casa ajena”; entonces yo cambiaba mi cara… y hasta que un día me dijo que los dueños se van a dormir ahí y que ya no me podría llevar porque no tendríamos privacidad.

Y eso me dolió porque si él me amaba, iba a salir de esa casa y ver una pieza, por lo menos, para seguir nuestra relación.

Entiendo que es humilde y gana un sueldo mínimo, está separado y pasa la prestación de alimentos a su hijo y a mí me ayudaba también un poquito, pero después cambió mucho, solo teniendo sexo era cariñoso… y hasta ahora siempre lo recuerdo.

Yo le había pedido que quería que nuestra relación siempre sea como el primer día en que nos conocimos, pero eso quedó atrás, muy pronto olvidó la promesa…

Muchas cosas le disculpé, hasta el vocabulario, mensajes en su celular, llamadas de otras mujeres… siempre me pedía que le perdone, que cambiaría por mí… y así ya pasó que cortamos por completo toda comunicación y ahora me muero por mensajearle.

No me acostumbro a pasar los fines de semana sin él, hay demasiadas cosas que me recuerdan todo lo que luché por él, es muy trabajador, pero no me valora.

Es mi segunda pareja y por eso que mis dos hijos varones no permiten que venga a verme, siempre me recuerdan que uno ya pisó la casa, que otro ya no.

Y yo soy muy buena y a la antigua, les respeto a mis hijos, qué hago, muchas veces ya he llorado y no quiero sufrir más.

Mi primera pareja después de que enviudé también era separado y me engañó, volvió con su señora, con quien tenía dos hijos. Con él viví casi 15 años, así me enamoré de él, nos amábamos, no entiendo qué pasó.

Yo tenía el cariño de toda su familia, vivía más conmigo que con su mujer, no sabía que yo era la otra, hasta planeamos casarnos pero grande fue mi sorpresa cuando una de sus hermanas me contó la verdad.

Me dijo que él nunca me llevará al altar y de tanto que lo amaba acepté vivir con él así siendo la otra, hasta que un día me cansé.

No veo ninguna propuesta seria, siempre te piden sexo y si no accedes ya ni te mensajean más. Ya nadie quiere una relación seria y me parece que mi destino es estar solita, y no da gusto la soledad. ESMERALDA, DE ASUNCIÓN, 53 AÑOS.

LA RESPUESTA: VALORARSE A SÍ MISMA

Nadie puede decidir por tu vida

No pierdas la esperanza de encontrar el amor. Lo importante es que vos te valores, sigas adelante con tus proyectos y busques el condimento que le da sabor a tu vida, ya sea sola o acompañada.

No te puedo decir qué siente él, tal vez solo tienen diferentes formas de pensar, lo cierto es que nadie debería decidir por vos, ni tus hijos, todo tiene su tiempo, así como hay momentos para llorar también tenés que darte permiso para ser feliz y si algo no salió como esperabas no tengas miedo de volver a comenzar.

Creo que muchos buscan una relación sin compromisos por miedo a las decepciones y aprovechan cualquier espacio para lanzar su carnada, imagino, no te puedo decir con certeza las intenciones de cada uno.

También habrá de los que quieren que el amor llegue como premio del “bingo” y que les cambie la vida de la noche a la mañana.

Lo que sí, culturalmente los hombres se dan licencia para vivir su sexualidad más física que afectivamente, a las mujeres se las educó diferente; en consecuencia, muchas sueñan con hombres que no existen, príncipes azules que en realidad podrían ser de cualquier color.

Una puede caer en el error de quererlos modelar a nuestra imagen o convertirlos en lo que no son o no quieren ser simplemente, en vez de aceptarlos y hacerles saber que la mujer necesita además de pasión también darle curso al caudal de sentimientos.

 

Comentarios

En vivo
970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!