Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

“Con mi rosario rezo para que el agua no avance”

A doña Asunción Giménez la visitó el papa Francisco en su venida en julio del 2015. Ella siempre recuerda ese momento con emoción.

Su rostro denotaba cansancio, aquel que está marcado probablemente por los años de sacrificio o tal vez por el esfuerzo constante que realiza para mantenerse en pie y seguir su rutina diaria…, tal vez son ambas cosas. Las huellas en sus manos son prueba suficiente de tanto amor, tanta entrega y tanto coraje que tuvo para darles una vida digna a sus hijos.

Pero sus ojos decían mucho más que su rostro y sus manos. Una fe firme e implacable es la que se percibía al mirar a doña Asunción Giménez, quien hace casi 4 años fue visitada por el papa Francisco durante su estadía en el país. Él fue hasta su humilde casita, ubicada en el barrio San Juan del Bañado Norte y le entregó un rosario. Aquel que no se saca ni siquiera para dormir.

“No me saco, es mi joya más preciada este rosario, realmente hasta ahora me emociono cuando recuerdo ese momento”, relató con mucha emoción la humilde abuelita. Este es el momento en que más se aferra a su rosario he’i, ya que su barrio es uno de los que están siendo “arrasados” por el agua del río, que ya está a aproximadamente 10 metros de su casita.

“Con mi rosario todos los días rezo para que el agua no avance. Tal vez nada cambió acá desde que vino el Papa, las cosas siguen igual, pero mi fe está más fuerte que antes que él llegue a mi casa”, contó a Crónica.

Relató que ya muchos de sus vecinos tuvieron que abandonar el barrio debido a la inundación, pero ella espera que las aguas se detengan y que no tenga que llegar a mudarse, ya que son de escasos recursos y demandaría muchos gastos. “Es difícil nuestra situación acá porque somos de escasos recursos”, siguió.

El agua ya está a 10 metros más o menos de ella.

Ya recibió a full varios pecheos por el “sagrado” rosario he’i

El rosario que le regaló el papa Francisco en aquel entonces cobró un valor muy importante. Para ella no es un rosario como cualquier otro, está santificado porque estuvo en poder de quien es llamado también como el Santo Padre. Ya recibió pecheos de todos lados.

“Muchos me llegaron a pedir el rosario, pero por nada del mundo voy a dar porque significa mucho para mí. Además si es que el Papa decidió darme a mí es por algo, quería que yo tenga ese rosario”, agregó la doña, quien a pesar de verse aquejada por una gripe y estar con algunos problemas de salud, se mostró bastante amable y con buen espíritu.

Le iban a reconstruir su casa

Aquí se la ve cocinando.

A doña Asunción la cachamos cocinando ya para el almuerzo. La patrona, pese a tener dificultad para movilizarse bien por un problema en la pierna y además de otros problemas de salud, todavía está muy guapa y no quiere luego estar sin hacer nada he’i. La doña comentó que luego de que el Papa la visitara muchas personas se acercaron con promesas de ayuda. “Una señora vino y trajo un arquitecto, me dijo que me iba a refaccionar mi casa. Vinieron dos veces, pero después nunca más apareció”, dijo.

Ella vive con su nuera y dos de sus hijos y pide ayuda a la gente, con víveres y además materiales para construir su casa provisoria, en caso de que les alcance el agua.

 

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!