Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Ojetopa durante la Guerra del Chaco

Analiz Riveros es de la ciudad de Valenzuela, contó que gracias a este Niño su bisabuelo salió sano y salvo de la Guerra contra Bolivia.

  • Por Paúl Fernández
  • paul.fernandez@gruponacion.com.py

Un nuevo año se acerca. Las emociones se encienden y por medio de bailes manuales se remueven los polvos que durante el año cayó sobre la gran historia de la familia Riveros. Un ícono ancestral estimula las ganas y mediante recorridos circulares de idas y venidas, se vuelve a armar la ejemplar obra familiar, el pesebre.

En medio de fe y paz se encuentra parado el principal protagonista de una de las escenas más antiguas del mundo que dejó la ciudad de Belén. El Niño Jesús de los Riveros está en la ciudad de Valenzuela, departamento de Cordillera, y tras su carismática figura se cuenta una historia sobrenatural, que deja esperanzados a todos sus visitantes.

La familia Riveros sigue con la gran tradición que les dejó su heroico familiar.

“El Niño Jesús nos dejó mi bisabuelo, él fue excombatiente de la Guerra del Chaco. Cuando se encontraba huyendo del enemigo con un camarada que era también de la ciudad. A su costado se estaba quemando un pastizal, ellos empezaron a escuchar que una criatura estaba llorando.

Empezaron a buscar al Niño, pero no lo encontraron, entonces siguieron con su camino”, dijo a Crónica Analiz Riveros Vázquez. El ambiente predecía un camino peligroso para los sobrevivientes de la contienda. El extraño quejido de ese inocente los volvió a perturbar en ese lugar en donde solo la muerte se hacía sentir. “Volvieron. Se rebuscaron en medio del fuego y ahí mi bisabuelo le encontró al niño de Año Nuevo que se estaba quemando ya”, afirmó.

A pesar de que el encuentro fue extraño, las esperanzas de estos grandes luchadores reposaron sobre esta pequeña figura que usaron como medio de protección. “Ellos le hicieron la promesa de que si salen vivos de ahí ellos le iban a hacer para su cadena y una cruz de oro; y que cada año ellos le iban a hacer el pesebre de Año Nuevo”, explicó. Desde ese entonces esta familia sigue con esta tradición que los llena de orgullo y emoción.

Analiz Riveros contó que el Niñito es la mejor herencia que les dejó su bisabuelo.

Cada año hacen pesebres diferentes para visitantes

La tradición de la familia Riveros llena de confianza a todos los vecinos. El Niño Salvador del Mundo se convirtió en la muestra de fe y milagro más grande de la ciudad. “Una partecita del niño del Año Nuevo se quemó”, dijo la mujer.

Analiz contó que la histórica herencia quedó a cargo de su padre y es él quien con la ayuda de muchos amigos, arma el pesebre. “Hasta se mantiene la tradición, cada año tratan de hacer de una forma diferente. Cuando llega el Año Nuevo todos se van y le rezan, es muy emocionante”, expresó la joven. Analiz también aclaró que hasta hoy día cuenta con la cadena y la cruz de oro que le fabricaron con sus propias manos su difunto bisabuelo y su camarada.

PROMESEROS. La fe católica es muy grande, y en la ciudad de Valenzuela se posó sobre este singular Niñito que fue fruto de un verdadero milagro. “Hasta ya tiene muchos promeseros”, he’i.

ROPAS. Analiz contó a Crónica que cada año muchas personas visitan su gran pesebre. “Muchos le hacen promesas y hasta le hacen cada año para su ropita. Otros le traen otras cosas”, aseguró.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!