Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

“El borracho de la arbolada y su nueva vida gracias a Ñandejára

Dijo que ahora tiene una misión. “Quiero ayudar a la gente adicta a salir del crack y de las otras malditas drogas. Quiero decirles que sí se puede”, dijo

A Diego se le llenan los ojos de lágrimas. “Tocando fondo volví a nacer, así te resumo lo que me pasó”, confesó.

El hombre es aquel que ganó fama gracias a una frase que dijo “bastante alegre” hace unos años, tras un accidente del cual fue uno de los protagonistas: “Y yo volé por la arbolada” había dicho y lo “bautizaron” como “el borracho de la arbolada”.

Hace unos días, Diego Pérez (36) recuperó su libertad luego de tocar la cárcel de Emboscada como si fuera su piel durante 2 años y seis meses. “Doy gracias a Dios que salí vivo y sano”, aseguró, y contó cómo su vida ndaje cambió gracias a un encuentro de tú a tú ¡con Kirito!

– ¿Cuántas veces caíste preso?

– Tres veces. Esta última vez fue por hurto, o sea, eso hicieron pasar por mí, pero bueno ya está. Lo pasado, pisado. Me sirvió para nacer de nuevo.

– ¿Qué se entiende por nacer de nuevo?

– En la cárcel tuve un encuentro con Dios. Él me habló allí y restauró mi vida. Volví a nacer. Muchos no creerán, pero es así. Salí valorando más lo que es la libertad, la salud y tener a Dios en primer lugar.

– ¿Llegaste a tocar fondo?

– Mucho más. Yo estaba metido hasta la maceta, completo en todas las porquerías habidas y por haber: el alcohol, drogas, ere eréa. Ahora puedo decir que estoy libre, no estoy atado a ninguna clase de vicio. He dejado todo.

– ¿La pasaste mal en la cárcel?

– Sí. La estadía en la cárcel es muy trambólica. Adentro es un infierno y yo salí de ese infierno y no le deseo a otro lo que yo pasé. Por eso tengo una misión.

– ¿Qué misión?

– Quiero ayudar a la gente adicta a salir del crack y de las otras malditas drogas. Quiero decirles que sí se puede. Quiero aconsejar que se alejen de las malas personas porque el día en que pierdas la libertad vas a saber lo que es el verdadero infierno en la tierra que son nuestras cárceles, te lo dice el “borrachokue de la arbolada”.

“Allí adentro casi ya no comía”, dijo

“Allí adentro se pelean por comida, por un pabilo de cigarrillo. Viví momentos terribles. Por fortuna me ayudaron personas en lo espiritual y pude aguantar todo.

También siempre tuve el apoyo de mi familia”, dijo Diego. “Bajé muchísimo de peso porque allí adentro casi ya no comía, lo que te sirven es incomible, con eso ya te digo todo. Pero ahora voy a alimentarme bien y recuperar de a poco”, agregó. Diego comentó que está pensando en volver a trabajar en lo que tanto ama: la peluquería. “Esa es la idea. Voy a retomar mi profesión de barbero y peluquero que es lo que amo hacer”, agregó.

“Quiero que me conozcan como el sobrio de la arbolada”

“A cualquier persona con la que me puedo cruzar y encontrar le voy a decir que valore su vida y que para Dios no hay nada imposible. Yo soy un testimonio de ello. Ayudate vos mismo y Dios te va a ayudar”, dijo Diego. “A través de mi testimonio espero que Dios me ilumine y me utilice para ayudar a los que están atados a diferentes clases de drogas y adicciones. Y que la gente conozca a Dios través del ‘borrachokue de la arbolada’”, sostuvo. “Yo dejé todo y ahora quiero que me conozcan como el sobrio de la arbolada. No estoy en contra de tomar moderadamente, sino el exceso lo que es feo. Pero la droga sí es un demonio y no hay moderación con eso”, finalizó.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!