Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Abuelos sastres sobreviven a la pandemia con su pasión

“Para ser sastre hay que tener un alma especial y pese a que ahora no hay mucho trabajo, esta labor nos mantiene con vida”, dijeron.

Don Hilario es un hombre calculador y de precisión. En cada corte de tela va marcando rayas o círculos y coloca números que solo él puede interpretar. Parece una clave matemática, pero en realidad es el primer paso para darle forma a los pantalones y sacos que fabrica, los cuales complementa luego con el trabajo final en la máquina de coser. Tiene 85 años.

Doña Rosalía es su fiel compañera, de amor y de trabajo. Ella agarra la tela y lo convierte en creación.

La sastrería lleva el apellido de don Hilario.

Una artista de la máquina de coser y de las agujas. Recuerda como si fuera ayer cuando don Hilario le enseñó a tomar medidas, cortar los diferentes tipos de telas, hilvanar, utilizar el dedal y a coser. Tiene 83 años.

Ambos se asoman día a día a la puerta de su humilde vivienda ubicada en el barrio San Antonio de Itauguá y esperan por un cliente para poder subsistir de la pasión que llevan realizando juntos como pareja hace 58 años: Ambos son sastres.

“En este tiempo de pandemia y cuarentena por el coronavirus, son muy pocos los que compran un traje de vestir, un saco o un pantalón elegante. La clientela bajó muchísimo”, contó a Crónica don Hilario.

“Pero no nos decaemos. Ser sastre lo llevamos en el alma y no hay pandemia que pueda con nuestra pasión. Está difícil la pelea, pero no bajaremos los brazos. Esto es lo que sabemos hacer y lo haremos hasta el final. Si por ahí alguien necesita algún traje aquí estamos”, agregó.

“Al sentarnos en nuestras máquinas de coser la esperanza de que esto cambie se renueva”, añadió. “Ahora estoy haciendo un saco ha avy’aiterei hína. Para ser sastre hay que tener un alma especial y pese a que ahora no hay mucho trabajo nos mantiene en paz, nos mantiene con vida”, finalizó.

CONTACTO

Un traje con chaleco y todo cuesta 400 mil guaraníes, incluyendo la tela. Si querés solo el pantalón te cuesta 70 mil. Para solicitar los servicios de esta guapa pareja de sastres, podés llamar al (0981) 93 68 57.

“Trabajar juntos es hermoso”

La historia de don Hilario y doña Rosalía es una de amor que traspasa los años y las barreras de la vida. Ambos nos muestran cómo es posible trabajar juntos por una pasión y mantener a la vez vivo el amor.

“Yo veo la tela y hago la creación. Aprendí este oficio cuando tenía 13 años. Llegué a Asunción desde Caapucú y me crié con una persona que era sastre, de él aprendí todo y esta labor me mantiene feliz. Desde que nos casamos con Rosalía hace 58 años vivimos de esto”, comentó don Hilario.

“Trabajar juntos es hermoso. Juntos queremos mantener viva esta labor tan importante para muchos”, añadió.

Ambos no quieren nada gratis, sino trabajar en lo que saben

Así trabaja la pareja en su humilde vivienda.

Sus herramientas, al igual que su hogar, son humildes. Una antigua máquina de coser, una vieja tijera y una creatividad que supera cualquier barrera. Sus gastos engloban el pago del terreno que ocupan y por el poco trabajo que vienen teniendo ya llevan atrasadas seis cuotas.

“Pagamos 270 mil mensual, pero por esto de la pandemia ya no tenemos mucho ingreso y llevamos lastimosamente atrasados seis meses”, contó don Hilario. Ambos no quieren nada gratis, sino trabajar en lo que saben hacer: confeccionando trajes.

“Solo queremos trabajar para poder pagar lo que nos corresponde”, agregó. “Cobramos lo de la tercera edad 500 mil guaraníes, pero si no tenemos más trabajo se complica, pero hacemos lo que podemos”.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!