Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

A madrina de la «O» le obligaron a ponerse una campera en la cancha

Rosy Alderete, “Madrina del Olimpia”, tuvo que ingresar al estadio vistiendo una campera para poder ver ganar a su equipo.

Los fanáticos del Olimpia que fueron hasta Villarrica vieron debutar al “Emperador” Julio Cáceres como DT, y el equipo metió una linda victoria.

Allí, en las gradas del estadio departamental Parque del Guairá, estuvo presente la “Madrina del Olimpia”, Rosy Alderete, quien antes del encuentro tuvo un pequeño pa’ã en su ingreso al estadio.

A la cuerona le prohibieron ingresar con la camiseta del Olimpia, ya que en su sector solo permitían hinchas locales. Así y todo, la “Madrina” se rebuscó y pudo finalmente entrar a disfrutar de la victoria de su equipo. En entrevista con Crónica, Rosy explicó lo sucedido.

– ¿No te permitieron entrar con camiseta del Olimpia en Villarrica?

– No me dejaron entrar con la insignia del Olimpia al sector Plateas en cancha de Guaireña. O sea, tuve que cubrir mi camiseta.

– ¿Te dijeron por qué?

– Según me dijeron, porque el comisario de la APF ordenó así, pero fue más bien para que no haya incidente. Yo en todo momento les expliqué que iba para apoyar a mi club y disfrutar del partido.

– ¿Y cómo hiciste?

– Tuve que ingresar con una camperita de cuero que llevé conmigo, pero era más bien para después del partido, en caso de que refresque. No quería ponerme temprano, en medio del partido como me obligaron a hacerlo. Hakuuu, pero todo por Olimpia.

– ¿Pero pudiste gritar igualmente los goles o tuviste que estar calladita?

– Igual grité los goles, igual festejé y alenté desde donde estaba, eso no va a cambiar nunca. De hecho, yo les hacía sentar a los hinchas de Guaireña que de repente se levantaban, para poder mirar el encuentro (risas).

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Crónica