Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Doña no puede olvidar a su primer amor: “Me enamoré de un póra”

Doña no puede olvidar a su primer amor: “Me enamoré de un póra”

Nadie elige de quién o qué enamorarse. Es algo que sucede o no. Eso es justamente parte del encanto del amor. Y lo que lo hace inexplicable e irracional. Y esto último es lo que resalta en la historia que cuenta doña Ana (69). Ella no puede olvidar a su primer amor. “Hasta ahora lo pienso y no lo puedo creer, es algo que me marcó para toda la vida”, contó a Crónica.

Hace 44 años, cuando doña Ana tenía 15 años, se enamoró de un hombre en su querida Concepción. Fue algo así como amor a primera vista.

“Ese día yo estaba sangrando en la cara porque la señora con quien trabajaba me agredió. Yo estaba caminado y cuando eso me crucé con un muchacho. Era demasiado lindo. Cuando nos cruzamos me dijo ‘hola Ana’. Le pregunté cómo sabía mi nombre y me contestó ‘cómo no voy a saber si soy el vecino de tu mamá’ (que había muerto unos años antes). Al rato nomás me dijo ‘no te preocupes, yo estoy aquí para cuidarte. Quedé impactada, él estaba de traje, bien vestido, elegante y llamó mi atención. Sabés luego como es ese amor de adolescente”, añadió.

Doña Ana contó a Crónica su experiencia. (Foto Facebook)

“Él se presentó, me dijo que se llamaba Cándido González y me obsequió una foto suya y expresó que estará siempre para mí. Yo contesté con un ‘gracias’ nomás”, añadió.

Hasta ahí parece, un cuento de hadas, una historia de amor de esas que se ven en telenovelas. De un hombre que apareció en el momento indicado para ayudar a una mujer que estaba sufriendo los golpes de la vida.

Pero unos días después, Ana se dio cuenta de algo que va más allá de la razón. “Cuando le tomé de la mano sentí que parecía tierra. Era algo muy llamativo”, recordó. Ese asombro quedó allí, pero luego, unos días después, fue a visitar la tumba de su mamá en el cementerio y terminó confirmando algo realmente inexplicable.

Fue con una excompañera de colegio para prenderle vela a su mamá y rezar un poco en su lugar de descanso. Y mirando la tumba de al lado se percató que la persona que descansaba en paz tenía el mismo nombre de su “amor”.

“Se llamaba Cándido González y decía que murió a los 18 años. Me llamó la atención y me acerqué más y ahí ¡vi la foto que él me había obsequiado! ¡Era la misma! Me quedé helada, pensativa, no lo podía creer”, añadió.

“Ahí nomás se me vino en la mente que me había dicho que era vecino de mi mamá y había sido que así era pero en el cementerio”, expresó. “Yo quedé huérfana a los 10 años y siempre iba al cementerio y esto me marcó”, sostuvo.

“Me enamoré de un póra. Hasta ahora lo pienso. Tuve pareja, pero se murió hace 12 años. Y yo siempre decía el nombre de Cándido y eso lo ponía celoso. Desde esa vez también me pasaron muchas cosas feas, yo creo que tiene que ver con este ser”, expresó.

“Busco alguna explicación. Del porqué siempre está. Yo solo quiero que a nadie le pase esto que yo viví. Pase muchos momentos malos y yo creo que todo es por eso”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR:

El alma en pena sin cabeza que aparece en Villa Hayes

 

 

Compartir en redes

Déjanos tus comentarios en Voiz

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Crónica