Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Horror: “Él mostró cuando le mató a mi hija”

¿Qué pasa con nuestra sociedad? El asesinato de toda una familia a manos de un uniformado y su posterior suicidio muestran el rostro más crudo de la realidad, con un saldo de muerte aterrador.

Una brutal masacre sacudió la madrugada de ayer el barrio San Miguel, de la ciudad de Capiatá. En un arrebato de locura y descontrol, un suboficial asesinó a balazos a sus dos hijos menores, a sus suegros y a una cuñada de 16 años.

Luego de este criminal baño de sangre y muerte, el autor de los asesinatos se autoeliminó avei.

Todas las víctimas recibieron disparos de arma de fuego. Lo más tétrico de la matanza es que el responsable de aniquilar a su propia familia lo transmitió por una videollamada a su mamá, quien se encuentra en España. Las víctimas fueron identificadas como Alberto De La Cruz Riveros (53), Amalia Caballero (50), L. M. G. C. (16) y dos inocentes de uno y dos años. En tanto que el atacante, Isidro Casco Salinas (31), se suicidó de un disparo.

“Él le llamó a su mamá, y conmigo hizo una videollamada, pero le tuve que cortar porque yo tenía que trabajar. Estábamos en una llamada compartida con su mamá”, he’i Beatriz Romero, la madre de los niños, desde España a la 1080 AM.

Romero fue contactada luego por su suegra. “La señora me llamó, ella no estaba segura de lo que hizo su hijo porque estaba oscuro. Él mostró cuando le mató a mi hija a su mamá. Le muestra a mi hija en el suelo: ‘mirá’, le dice, y la señora mira y le pregunta ‘¿mãva piko péa?’ ‘Amayita’, le dice (Casco) por mi hija. La señora me dijo que le mostró cuando Amaya estaba en el suelo”, dijo la Beatriz Romero.

Luego, desesperada, la madre llamó a sus otros parientes: “Le llamé al marido de mi hermana, pero como ellos viven lejos le dije ‘creo que él se fue a matarle a mi hijo y eso’, después le llamé a mi hermana y me dice ‘Beti, no puedo respirar’”.

DOPADO O BORRACHO

La fiscala Carolina Martínez he’i a la radio Universo 970 AM que los testigos del crimen declararon que al parecer el uniformado estaba dopado o quizás alcoholizado en el momento de cometer los asesinatos.

Era una familia muy humilde y trabajadora he’i una vecina

Leticia Acosta, una vecina de la familia asesinada que vive en la casa de enfrente, relató a Crónica los momentos de terror que pasaron durante los asesinatos.

“Primero pensamos que eran bombas los estruendos, y después ya escuchamos los pedidos de auxilio en la casa de mis vecinos, no podíamos salir por temor a ser víctimas también del policía, solo podíamos mirar desde la ventana. Llamamos a la comisaría y en 9 minutos ya estuvieron en el lugar”, dijo Leticia.

Imandu’a porã por sus vecinos. “Era una familia muy humilde y muy trabajadora, la señora Amalia cuidaba chicos y lavaba ropa ajena también y su marido don ‘Laku’ trabajaba como chofer de una línea interna de Capiatá”.

Están sometidos a muchas presiones ra’e

Los oficiales son sometidos a constantes pruebas psicológicas.

La evaluación psicológica de los aspirantes se realiza al ingresar a la Academia o Colegio de Policía y cuando son posibles candidatos a algún ascenso.

De entre 5.000 y 6.000 uniformados que ascienden por año, el 50% presenta algún indicador de problemas psicológicos que son derivados con profesionales en el hospital para realizar un tratamiento”, tiró la comisario Alodia Loizaga, capa del departamento de Selección y Admisión, a GEN.

La presión a la que están sometidos constantemente hace que los agentes precisen de mucha ayuda psicológica ndaje.

“Es un trabajo multidisciplinario, no solo se debe realizar la evaluación para ingreso y ascenso. También los jefes cuando ven que hay un problema deben derivar a los oficiales para su evaluación”, agregó. El agente involucrado en el múltiple asesinato ya fue sometido en dos oportunidades a las evaluaciones psicológicas.

Se tomaron las muestras para detectar droga

El médico forense, doctor Héctor Meza, fue el responsable de la inspección de los cuerpos de las víctimas. “Los suegros del homicida recibieron tres impactos cada uno, los menores recibieron un impacto cada uno, una joven también tuvo una herida en el pecho. Uno de los menores recibió un impacto en la cabeza y el otro en el pecho infelizmente. Se tomaron las muestras de sangre para posterior estudio toxicológico porque según declaraciones, el policía se encontraba bajo los efectos de algún estupefaciente”. Luego dijo: “Todas las personas tenían heridas de entrada y salida”.

“Por la forma que lo vimos estaba drogado”, he’i testigo

El escenario del horrendo crimen dejó en shock a toda la comunidad.

Una de las personas que vivían en la casa pudo salvar su vida durante el demencial ataque del uniformado. Se trata de Isabel Caballero, una prima de la mamá de los niños asesinados.

“Entró primero a la habitación de sus suegros y después a la de sus hijos. Uno de sus hijos, un bebé, estaba con nosotros en la pieza. Él quería asesinarle solo a sus hijos. Cuando mi hija salió corriendo con el bebé en brazos vino y le disparó a la criatura en la cabeza. Gracias a Dios no le disparó también a mi hija”, dijo la señora Isabel.

Luego comentó que el policía no habló durante los ataques. “Por la forma en que le vimos estaba drogado. Era muy nervioso, se alteraba y consumía drogas. Siempre decía que nosotros nos sentábamos a hablar de él”. El hombre jamás amenazó a nadie. “Nunca nos amenazó, pero sí a mi prima”, he’i.

Heridos están en observación en el Hospital de Trauma

El director del Hospital de Trauma de Asunción, doctor Agustín Saldívar, informó en conferencia de prensa sobre la salud de los dos sobrevivientes del múltiple asesinato en Capiatá, la mitãkuña de nombre Lourdes Fabiana Gómez Caballero (18) y el menor C.R.C. (11).

“La joven tuvo una cirugía explorativa y está en estado de recuperación. El pequeño se está buscando si tiene algún otro daño, él reviste de mayor gravedad. Las consecuencias solo podrán ser evaluables posteriormente”, he’i. Sobre el mitã’i he’i que está grave anga. “El pequeño tiene 4 impactos de proyectil por arma de fuego. Está conectado a un respirador mecánico en la unidad de cuidados intensivos. Todavía tenemos que tener resolución diagnóstica y descartar lesiones graves. Después ver qué conducta tomamos”, agregó. En cuanto a la joven dijo que tiene un orificio de entrada y salida de una bala en la parte axilar, además recibió un disparo en el tórax y descartaron avei una lesión cardiaca.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!