Portada » Insolito » El 13 de febrero, el ¿día de la “extra”?
Insolito

El 13 de febrero, el ¿día de la “extra”?

VARIADOS. Depende del bolsillo para elegir los diferentes regalos que se venden en la calle, los osokuéra son los que más se venden, al igual que las flores.

ÑEMBY. El furor comercial por el día de los enamorados se ve en cada esquina en donde se improvisan los puestos de ventas y sirven de “salvatore” para los arrieros que buscan ser románticos en esa fecha para quedar con la patrona, peeero… a la par los galanes aprovechan la oportunidad para realizar algunas compras extras, o en este caso para la “extra”.

La señora Nilda Aguilera se dedica a la venta de arreglos florales, ositos y toda la gama de regalos para los enamorados. Ella nos cuenta que “mucha gente aprovecha y viene a comprar los regalos y algunos de los clientes hacen las compras para su señora y te dicen: ‘dame este para la patrona y preparame este otro para mi extra’”.

Gustavo Dávalos también tiene su puesto de regalos, siguiendo los pasos de su mamá, desde hace 22 años. El vendedor también fue testigo de muchos de estos particulares clientes que vienen a comprar de a dos presentes… “Tengo clientes que vienen varias veces en el día y hacen la compra de los peluches, de las flores, algunos llevan tres o cuatro luego y te dicen que prepare uno ‘sencillito para la patrona’ y otros para la o las extras”. Gustavo dice que el 13 de febrero es cuando mayor venta tienen, porque los maridokuéra salen a comprar los regalos para sus “levantes” y así la patrona no pilla nada y no levantan sospecha.

Flores para la patrona y a la “otra” peluche

Son diversos los regalos que suelen comprar los arrieros en estas fechas. Casi siempre gastan unos 50 mil por las flores decoradas con su respectiva tarjeta, según los vendedores, y a veces hasta 300 mil por enormes peluches para sus “canitas al aire”. Llegan al punto de que algunos de los mensajes de las tarjetas suelen ser los mismos, solo que les cambian los nombres. “Ojalá nomás que no se equivoquen y entreguen mal los regalos”, termina diciendo el vendedor.

Comentarios

Tags

Twitter

Facebook

Testimonio de Vida