Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi

“Picapiedras” hacen de guía y seguridad… ¡contra los Póra!

  • FRASE. “Hace unos días nomás me quedé en el cerro un día entero. Es que ellos tenían miedo de los Póra”, dijo uno de ellos.

Al costado de la ruta que conecta las ciudades de Ypacaraí – Pirayú, son varias las personas que viven de triturar piedras y luego venderlas al costado del tramo. El oficio es duro, comentan. En los rostros de los “picapiedras” se ve el reflejo del esfuerzo y las “cicatrices” del sacrificio.
José Maqueda (32) es uno de ellos. “Che koygua hína. No me gusta hablar mucho”, dijo. Pero al tomar con sus manos su martillo de 20 kilos, su timidez queda de lado y resalta su fortaleza Es uno de los más capos en esta labor. Tiene 10 años como “picapiedras” y con esto mantiene a su esposa y sus mellizos. “Esto no es para cualquiera. Aquí hay que sudarla”, dijo.

Maqueda cada vez se suelta más y empieza a contar un detalle al cual le están “sacando jugo”. Como en la zona se encuentra la cantera -que atrae a muchas personas por las historias que se cuenta a su alrededor-, los “picapiedras” son contratados para hacer de ¡guías y seguridad!

Cuando vienen de noche a la cantera o quieren acampar en el Cerro Hû, nos contratan para hacerles de guía y seguridad, ya que conocemos el sitio. Hace unos días nomás me quedé en el cerro con un grupo un día entero, me pagaron 300 mil guaraníes. Es que ellos tienen miedo de los Póra”, dijo.

Aquí Póra a bulto hay. Sí o sí luego se escucha llantos de bebé. Ruidos de almas en pena. No hay que tener miedo de ellos, ese es el secreto. Yo varias veces tuve experiencia de ese tipo. Para mí ya es normal”, finalizó.

SACRIFICIO. El hombre pica piedras todos los días.

CON HONDITA

José comentó que cuando van al cerro sí o sí lleva su hondita para espantar a los karaja o las víboras que hay.

Esto es un arte, no es para cualquiera”, dijo

EL MÁS ANTIGUO. Don Silvestre Fariña.

Don Silvestre Fariña tiene 68 años. Se levanta a las 4 de la mañana y camina más de 3 kilómetros para llegar al lugar al que él llama “su oficina”. Hace más de 20 años que se dedica a picar piedras en la zona. Es el más antiguo.

Esto es un arte, no es para cualquiera. Es un trabajo peligroso, einupãkuaa va’erã. Tuve muchos compañeros que perdieron el ojo porque los trozos de piedras impactaron en ellos”,dijo.

Con esta profesión supe sacar adelante a mis seis hijos, que hoy son todos profesionales”, comentó orgulloso. Dijo además que para aguantar el sacrificado trabajo tiene un secreto: “Hay que comer bien. Leche, bife con huevo sí o sí, eso te mantiene con pila”, explicó.

Contó avei que muchas veces hizo de guía para los turistas. “Aquí hacemos de todo. Ellos no conocen y nosotros sí”, dijo.

Comentarios

En vivo
Radio Corazón
970 AM
Radio Montecarlo
HEi
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!