Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Carlos, un odontólogo todoterreno

El joven odontólogo Carlos González es un profesional que “moja la bata” todos los días realmente. Desde hace dos años él vive en General Bruguez, departamento de Presidente Hayes, en el Chaco paraguayo, donde trabaja en su profesión pero a la vez hace asistencia a quien esté necesitando.

Con tan solo 26 años, además de ser un apasionado por su profesión, el día a día lo convierte en una aventura encantadora, ya que tener que cruzar kilómetros caminando, en camioneta y otras veces vía aérea, es una de las rutinas de “Carlitos”, como lo llaman sus seres queridos.

“Esto es muy apasionante, es algo indescriptible porque todos los días hay algo nuevo por ver y aprender. Es toda una aventura”, decía el doctor.

Trabajar en un lugar donde a veces falta alguna que otra cosa para la asistencia no ha de ser fácil, pero el odontólogo asegura que todo esto se puede hacer posible cuando hay pasión y vocación de por medio. Carlos contó que el trabajo que hace no es solamente porque le apasiona su profesión, sino que fue un pedido de su difunto padre. “Mi papá me pidió antes de morir que venga a servirles a las personas del Chaco, ya que él nació acá”, he’i el médico.

Dándose un espacio de descanso para luego volver a atender, contó que muchas veces tuvo que ponerse la mochila por la espalda, remangar el pantalón y llegar a los pacientes a pie, ya que la falta de caminos en esa zona es común y más en tiempo de crecida, como está pasando actualmente. “Entre 2 y 3 kilómetros se camina por el río Pilcomayo, pero hubo un tiempo donde para llegar al hospital de la zona tenías que caminar 5 a 6 kilómetros diarios, porque el ingreso es cansador y tampoco podés traer muchas cosas más que lo necesario, a la larga es agotador”, relató es sacrificado médico.

Cuando empieza a caminar para llevar asistencia.

Servicios de salud que exigen sacrificio

El doctor Carlos es un hombre con un corazón más que solidario. Asegura que siempre está predispuesto a todo donde haya necesidad. Uno de sus recuerdos cercanos es una asistencia a un pequeño indígena que lastimosamente falleció ante la falta de un nosocomio cercano.

También destacó la labor de sus demás compañeros, quienes salen en conjunto para atender a los pacientes, ya que no solo lleva asistencia odontológica, sino que también van médicos y enfermeros. “Hacemos camping por ahí y volvemos en una semana o más, no es fácil porque se ingresa a varios lugares”, he’i el médico.

Las víboras son algo muy cotidiano acá”

Una de las “amiguitas” que suelen encontrar por el camino.

Entre recorridos por la zona no solo se topó con agua y barro, sino que también apareció alguno que otro animal, como por ejemplo, las víboras. “Encontramos una kuriju en el camino y le tuvimos que sacar al costado, cuando empezaba recién la crecida”, he’i el médico.

Resaltó avei que el Chaco siempre fue muy inhóspito. “Las víboras son algo muy cotidiano para nosotros”, terminó diciendo “Carlitos”.

AISLADOS. El doctor contó que hace como un mes recién pudieron llegar otra vez hasta el hospital con el vehículo, ya que por unos 3 meses esto era imposible por el agua.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!