Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

SANTERA DE CAACUPÉ: “No será el mejor año, pero algo vamos a salvar”

Las cosas ya están bien definidas para la festividad caacupeña. Los que más se verán golpeados por culpa de la pandemia serán los comerciantes y vendedores de la zona, ya que ndoikomo’ai la peregrinación masiva. Era costumbre ver ya en estas épocas a las artesanas de la zona, pintar y vestir imágenes de la virgencita azul anticipándose a las ventas. Así se aseguraban de que no les falte. Pero este año, la fiesta patronal de Caacupé será diferente y los comerciantes estarán “rezando” para que los clientes lleguen a ellos.

También vende rosarios. (FOTO EDUARDO VELÁZQUEZ).

Doña Luciana Quintana (65), es una de las propietarias de la Santería Alelí, que está ahí nomás cruzando la Basílica de Caacupé y aunque la situación está muy difícil, la doña espera por lo menos poder salvar el puchero diario. “No será el mejor año, pero algo vamos a salvar”, reconoció a Crónica Digital.

Relató que el negocio que tienen es familiar y lo van heredando de generación a generación. “Nunca en todo el tiempo en que ya estamos acá pasamos algo parecido, pero entendemos que es por la salud y respetamos”, expresó.

Rescató que aunque no generará el famoso aguinaldo que suelen hacer en la semana del 7 y 8 de diciembre, tiene la esperanza de poder juntar para el puchero diario. “Está difícil la situación, nosotros cerramos varios meses y aún no nos estamos recuperando, pero agradecemos porque ahora podemos estar acá trabajando. Simplemente esperamos que el año que viene sea diferente”, añadió.

Gracias a este canasto les hice estudiar a mis hijos,”

Doña Jorgelina, en su puestito de ventas de chipa. (FOTO EDUARDO VELÁZQUEZ)

Ahí nomás, a media cuadra tiene su puestito de ventas de chipa doña Jorgelina Ramírez (58). La misma recordó que hace 10 años que está en el puesto, pero antes se dedicaba a la venta de otras cosas también por la zona. “Estaba acá con mi suegra, era su puesto, pero falleció y me quedé entonces yo sola”, dijo. “Doy gracias a Dios de que gracias a este canasto le hice terminar su carrera a mis hijos y justito fue antes de que empiece esta pandemia”, contó. La doña tiene 3 hijos y a todos ayudó a forjar su futuro, junto con su marido. Una de sus hijas se recibió de contadora y otras dos de ingeniera electríca.

La chipera pidió al Gobierno que le dejen trabajar en las fiestas patronales. “No sabemos bien cómo va ser, si nos van a sacar de acá o nos van a ubicar otro lado. Nosotros queremos trabajar para salvar algo”, siguió.

PEREGRINACIÓN

Este año la peregrinación será por turno. Muy pocos los que tendrán el privilegio de ir a visitar a la virgencita azul en los días 7 y 8 de diciembre. Además se insta a la gente a seguir las fiestas patronales desde la casa.

 

5.000 GUARANÍES

es el precio de la virgencita de Caacupé más chiquitita.

 

200.000 GUARANÍES

sale la santa patrona de Caacupé, la más grandecita.

 

3.000 GUARANÍES

es el precio estándar de un rosario. Los mismos varían.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!