Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

ALEX ROSSI: “ME LLENA DE VIDA QUE ME RECUERDEN”

Alex Rossi, aquel rapai que jugó en Cerro en los años 1992 y 1993, revive su paso por Barrio Obrero, donde lo adoraron los cerristas. El exdelantero superó las drogas y hoy tiene un gran sueño por cumplir.

  • POR JORGE IZQUIERDO

Ya pasaron unos 27 años de aquella salida de Alex Rossi de Cerro Porteño. El brasileño dejó gratos recuerdos en la parcialidad azulgrana, principalmente en esos cerristas noventosos que hasta hoy día lo tienen en la memoria, como el gran delantero que Alex fue en su momento.

El exatacante brindó una exclusiva charla con Crónica, donde habló de muchas cosas. “Para mí es un placer que me llamen para hacerme una entrevista. No sabes la alegría que tengo que mi nombre siga sonando en Paraguay”, arrancó diciendo el hombre de 52 años de edad.

“Ese paso que tuve por Cerro Porteño fue uno de los mejores en mi carrera. Ese cariño que me brindaron los hinchas fue algo impresionante. No esperé que fuera de esa manera. Te soy sincero, para mí Cerro fue el mejor equipo en el que estuve y me llena de vida que me recuerden hasta hoy día. Ahora asimilo lo que logré en el fútbol y tras lo que superé (tema de las drogas) ahora soy un hombre nuevo, feliz y con muchas ganas de seguir”, siguió diciendo Alex.

Elogios y agradecimiento sobraban a la hora de referirse hacia el Ciclón. “Estuve dos años, conseguimos un campeonato (1992) y llegamos a las semifinales de la Copa Libertadores (1993). Esa maldita semifinal que no pudimos hacerle un gol al São Paulo. Hubiese sido algo lindo e histórico el haber llegado a la final por lo menos, pero es fútbol. Nosotros fuimos un equipazo, pero chocamos ante un São Paulo que estaba lleno de grandes figuras”, añadió Rossi.

“Dios mediante y cuando pase todo esta situación, me gustaría ir a Paraguay. Darme una escapada por ahí. Hice grandes amigos y me gustaría ir a verlos muy pronto”, remató el exfutbolista.

Equipo del Ciclón en la Copa Libertadores de 1993. ¿Los conocés a todos?

AMIGO. Alex también confesó que entabló una gran amistad con Gabriel “Loco” González, con el que coincidió en Universitario de Perú.

EN COPA. En 1993, Cerro cayó 1 a 0 en Brasil ante São Paulo y la revancha en Asunción terminó 0 a 0. El cuadro brasileño fue campeón en esa edición de la Copa Libertadores.

Valdir, el DT “rival” que lo trajo a Cerro

Sobre su llegada a Barrio Obrero en 1992, Alex nos dijo cómo se dio ese paso en su carrera. “Yo jugaba en Inter (Porto Alegre) y metí gol en la final ante Gremio y ganamos el campeonato ‘Gaúcho’. En Gremio estaba el DT Valdir Espinosa y cuando él iba a venir a Cerro, me habló y me dijo que quería contar conmigo. Sin dudar le dije que sí. Fue una buena decisión en mi vida”, remarcó Alex.

La motivación “agresiva” que tenía Alex

El rapai supo escaparse del mundo de las drogas y hoy día trabaja en algo relacionado al fútbol.

Si hablamos de cosas que lo motivaban a la hora de jugar los partidos, el brasileño tenía una en particular, atendé ¿cuál era?: “Yo era un tipo fuerte, aguerrido, que dejaba todo en el campo de juego. Tenía buen movimiento y eso ocasionaba que los rivales me metan patadas para derribarme. Pero antes no se paraba tanto el juego, yo recibía patadas y me levantaba y seguía. Eso era mi mayor motivación, que los defensores me pateen y que no me puedan parar. Me sentía imparable. Además, me ayudaba que tenía compañeros excelentes como Virgilio Ferreira y ‘Cha-Cha’ Chávez en la delantera. A muchos equipos les dimos muchos problemas”.

Una camada que fue espectacular

Al momento de referirse al vestuario azulgrana de aquella época, Alex Rossi dijo que “fue un tremendo vestuario. Gente buena y comprometida. Era una camada espectacular de jugadores que sentían el amor propio al club y que salía a ganar por la gente. Los que más me hacían bromas eran Struway (Estanislao) y José Domingo Riveros. La verdad, me llevaba bien con todos los que estaban ahí”, culminó el rapai.

“Adoraba el tereré y la chipa”

En cuanto a gustos que adquirió en nuestro país, Alex también habló de lo que fue su adaptación al fútbol paraguayo.

“Hacía mucho calor en verano y se aguantaba con el tereré. Aprendí a consumir eso, adoraba el tereré y comía la chipa. Eso era riquísimo. Saben hacer de todo los paraguayos y les sale muy bien. Cuando salía a las calles, la gente se acercaba a saludarme y a felicitarme. Era maravilloso eso”, puntualizó.

Recuperado de las drogas y con una ilusión muy grande

En la actualidad, Alex vive en Cacequi, una ciudad brasileña ubicada hacia la frontera con Uruguay.

“Me recuperé de eso (drogas). Caí en ese mundo horrible, me costó mucho, perdí muchas cosas de mi vida, pero acá estoy ahora, feliz, trabajando y tratando de salir adelante. Ahora trabajo en la Prefeitura de Cacequi, con los chicos en el campo de fútbol. Estamos esperando que todo mejore para reanudar todo de vuelta”, le bajó Alex.

Alex también fue muy querido en Universitario de Perú.

En cuanto a un sueño que tiene, Alex, en medio de su nostalgia señaló que “me gustaría tener una oportunidad de poder trabajar en Paraguay. Allí me fue bien. Cerro me dio muchas cosas a mí. Sería lindo trabajar en las inferiores, criar talentos y enseñar lo que yo he aprendido en muchos años que jugué al fútbol”, sintetizó el brasileño.

El extenso recorrido de Alex y los campeonatos logrados

El exdelantero arrancó jugando en Inter de San María de Brasil (1990), Inter de Porto Alegre (1990-92, campeón Gaúcho 1991 y 1992, Copa Governador do Estado do Río Grande do Sul 1991), Cerro Porteño (1992-93, campeón Primera División 1992).

Luego pasó a Rosario Central de ashá (1993-94). Prosiguió su carrera en Banfield de Argentina (1994-95), Universitario de Perú (1995-96), Corinthians (1996), Osasuna de España (1997-98), Avaí (1999 y 2001), São Caetano (2000), Ipatinga (2001), Inter de Limeira (2002), Caldense (2002) y terminó jugando en el elenco de Tupí de Brasil (2003).

El fútbol con los amigos, su gran pasión

A sus 52 años, Alex aún le sigue dando de lleno a la redonda, pero a nivel de los amigos.

“Juego con los de mi edad, a veces con gente más joven, pero sigo metiendo muchos goles. Me gusta trabajar entre semana y esperar a que llegue el sábado para ir a jugar con mis amigos. Son días de fútbol, días maravillosos que a uno lo alegran mucho. A donde me invitan a jugar me voy sin dudar”, tiró.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!