Universo 970 AM
En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena

Karina Doldán: “La infidelidad se puede perdonar una, dos y tres veces también”

FOTOS: Néstor Soto.

Recientemente se publicó un libro que le tiene a Karina Doldán como una de las escritoras. Se titula “Amigas con propósito”. Ella escribió 17 capítulos y asegura que Dios le iluminó para poder hacerlo. Relata historias de su vida. En esta nota Karina nos habla de cómo era ella, de cómo es hoy, de los momentos más difíciles de su vida, de cómo logró superarlos

RENCOROSA. Contó que antes se enojaba y ya bloqueaba hasta a sus Amigas, ni el saludo. “Aprendí a perdonar”, aseguró.

– ¡Sos escritora ahora! ¿Podés contarnos de eso?
– Una editora en Buenos Aires, que tiene en su haber varios best seller, editó este libro (“Amigas con propósito”). Escribimos 21 chicas. Nace del corazón de una amiga que se llama Adriana Figueredo. Varias se le acercaban y le pedían: “Contanos qué hizo Dios en tu vida”. “Vamos a escribir un libro”, dijo ella. “Dale, vamos a escribir”, le dijimos en un momento. Tuvimos un mes y medio para escribir 17 capítulos cada una, contando qué hizo Dios en nuestras vidas.

– ¿De qué hablan, de qué escriben?
– De crisis financieras, problemas con los hijos, infidelidades, cómo cada una pudo ir superando esos problemas, de la mano de Dios. La idea es ayudar a otras personas a partir de esas experiencias.
Vos abrís el libro te habla, leés y te ayuda. Yo leo y no puedo creer las cosas que mis Amigas escribieron. Realmente fue un cúmulo de emociones.

– ¿Por qué cada una 17 capítulos?
– Para sumar hasta 365 capítulos, uno para cada día del año. Es como para empezar el año. Cada una se encerró para escribir. Tuvimos tiempos de oración, donde aprovechábamos también para escribir.

– ¿Cómo te salió esto de ser escritora, te fue fácil?
– Yo jamás escribí un libro. Pero Dios me inspiró. Solamente podía venir de su corazón. Uno está acostumbrado a hablar en un programa en vivo, pero escribir en un lenguaje universal es otra cosa. El libro está disponible, tanto en papel como en digital, en Argentina y en Estados Unidos. Pero digitalmente va a estar en todos los países de habla hispana. También se va a traducir al inglés, una editora de Estados Unidos se va a encargar de eso.

“Yo jamás escribí un libro. Pero Dios me inspiró. Solamente podía venir de su corazón. Uno está acostumbrado a hablar en un programa en vivo, pero escribir en un lenguaje universal es otra cosa”

– ¿Qué experiencias relatás vos?
– Hablo por ejemplo de la relación madre, hija. Hablo un poco de cuando una se sienta sola y piensa que todo terminó, que no hay una segunda oportunidad, de cómo Dios viene y nos levanta. Hablo un poco de la paternidad en nuestro país, donde abundan los padres ausentes, y de cómo Dios puede venir a suplir esa paternidad. También hablo del momento difícil financiero que se vivió en el 2020, cómo superamos en el 2021. La publicidad fue uno de los rubros más golpeados, el Señor igual estuvo ahí. Nos ayudó. La fe es fundamental en estos tiempos. Como madre, como empresaria. Como Dios fue llevándome como su hija.

“FUE UN MOMENTO DIFÍCIL”

– ¿Cuál fue el momento más duro de tu vida?
– Cuando me divorcié la primera vez, decía qué pasa ahora. No quería yo esto para mi hija. Fue un momento difícil. Casi un año estuve sin contarle a nadie, porque tenía que resolver qué quería. En ese momento es donde me acerco mucho a Dios y encuentro esa esperanza. Te puede dar la segunda, la tercera, la cuarta oportunidad. Me devolvió la identidad. A partir de ahí empieza esta relación con él, que muchos llaman religión, para mí Dios es mi papá.

– ¿Así le conociste a Domingo Coronel?
– Domingo, por su lado, iba a una iglesia, yo iba a la mía. Yo a él le conocí en el cumple de una amiga, él estaba ahí. El primer tema de conversación fue Dios, tanto él como yo estábamos en esa búsqueda espiritual. Él por una razón familiar, y yo también. Ese fue el común denominador. Empezamos una relación de amigos.

“En el libro tengo el relato de una amiga que su marido ya se fue, le dejó a ella y su hijo. Pero después cambió. Cuenta cómo hoy él es el mejor marido del universo”

ESCRITORA. Karina se estrena como escritora en el libro “Amigas con propósito”.

– ¿Qué cambió en vos?
– Antes era una persona autosuficiente, pensaba que yo misma iba a solucionar todo. Realmente uno necesita de Dios. Ese necesitar fue lo que cambió mi vida. Él es el que carga con todo. Definitivamente eso cambió en mí. Yo me siento amada, valorada. No es más, pienso en las consecuencias de lo que voy a hacer, lo que no voy a hacer. Como mamá, como esposa.

– ¿Ese convencimiento que tenías de que vos podías solucionar todo sola, que no necesitabas de nadie, era una falsa sensación de autosuficiencia?
– Te empoderás por fuera, pero quizá por dentro estás muy dolida. La sanidad tiene que venir de adentro para ir para afuera. Sola no se puede, Dios va a venir a tu rescate.

– ¿Cuál fue el momento más vacío de tu vida?
– El divorcio fue muy difícil, no por mí. ¿Viste cuando no tenés hijo, vos nomás sufrís? Nosotros teníamos una hija, para mí era muy difícil los sentimientos que podría generar a mi hija. Yo decía: “A la pucha, yo no le quiero lastimar a mi hija”. Ese fue el momento de buscar la sanidad. Eso me generaba mucha impotencia. Y miles de milagros vi en mi vida a lo largo de estos 8 años.

– Recuerdo que eras fiestera, te gustaba el champán, ¿todo eso quedó atrás?
– Cuando era chiquilina era fiestera, después me casé y me entregué a la vida familiar. Siempre digo que cuando no hay una base sólida en una relación, uno dice “chau, me voy”. Pero uno tiene que entender que en un compromiso tan fuerte como el matrimonio tenés que luchar.

“Antes era una persona autosuficiente, pensaba que yo misma iba a solucionar todo. Realmente uno necesita de Dios. Ese necesitar fue lo que cambió mi vida”

– ¿Uno tiene que aguantar todo y no romper una relación cuando está casado?
– Creo que uno no tiene que aguantar todo. Uno tiene que luchar sí por su matrimonio, en oración, creyendo. Pero hay ciertos límites en la vida. Uno que reiteradamente te fue infiel y no muestra señales de arrepentimiento y de que va a cambiar, no puede seguir en tu vida. Jesús habla de que el divorcio se puede hacer. Y lo ideal es que te cases con uno que tenga tu misma fe, si te casás con un terriblinchi será difícil.

– ¿La infidelidad se puede perdonar?
– La infidelidad se puede perdonar, uno, dos y tres veces también. Pero solo si sentís que la persona infiel quiere cambiar, buscando ayuda espiritual, intentando con la ayuda de Dios. De hecho, en el libro tengo el relato de una amiga que su marido ya se fue, le dejó a ella y su hijo. Pero después cambió. Cuenta cómo hoy él es el mejor marido del universo. Hubo un cambio genuino. “Yo quiero cambiar”, dijo y Dios le ayudó a lograrlo.

– ¿Vos aprendiste a perdonar, eras rencorosa antes?
– Aprendí a perdonar. Antes me costaba mucho perdonar. Yo era muy de bloquear hasta a amigas. Me podía cruzar con la persona que por ahí me dijo o hizo algo que me cayó mal y no le saludaba. Hasta que entendí que todos cometemos errores. Si vamos a pretender que todos seamos perfectos viviríamos decepcionados.

Compartir en redes

Comentarios

En vivo
Universo 970 AM
Ahora suena
Radio Montecarlo
Ahora suena
HEi
Ahora suena
Radio Corazón
Ahora suena
Crónica